miércoles, 9 de mayo de 2018

¡Viaje a Londres! Día 1

¡Hola!

Este fin de semana estuve en Londres en un viaje exprés que me regalaron ♥ Ya había estado en la ciudad hace casi dos años, y había aprovechado para ver los sitios que más me interesaban, así que este fin de semana repetí alguno de mis favoritos y descubrí otros que no conocía y que en un principio no habría podido descubrir si no fuera porque mi hermana es una guía estupenda y nos había preparado una ruta diferente.

Llegamos el sábado por la tarde y no nos dio tiempo a hacer casi nada de turismo, salvo ir a ver la Torre de Londres y el Tower Bridge de noche: 





El domingo nos acercamos a una granja urbana que nos pillaba muy cerca del lugar en el que nos estábamos alojando:





 Y desde allí fuimos a Brick Lane.  En mi viaje anterior había estado en Candem, que es impresionante, pero Brick Lane y su mercadillo del domingo por la mañana me enamoró más. Aunque sea más pequeño, tiene el encanto de que es más auténtico y menos comercial, apenas hay tiendas de souvenirs y te encuentras personas con todo tipo de estilos y estéticas, tiendas de barrio que venden bagels 24 horas al día, hombres orquesta ofreciendo su show en la calle, un mercadillo vintage subterráneo espectacular y un montón de tiendas y puestitos de ropa de segunda mano. Además, almorzamos un menú vietnamita en una zona dedicada a diferentes comidas del mundo.







Esa tarde tocó volver al Victoria & Albert para ver una parte de la exposición que nos habíamos perdido en la primera visita que hicimos ♥ 


Había un Rosetti esperándome







Y desde allí dimos un paseo hasta el Royal Albert Hall, el Albert Memorial y el Diana's Memorial, donde nos remojamos los pies en el agua helada. ¡Ah! es que me había olvidado de contar que la temperatura esos días rondaba los 25ºC y que no había nada de viento, así que estuvimos pasando calor todo el fin de semana ¡y hasta volví con la marca de la camiseta en los brazos! Por eso agradecimos tanto ir hasta el monumento dedicado a Diana de Gales, donde había muchísimas familias de picnic y jugando con el agua, para refrescarnos.





El día terminó con una visita a la Catedral de San Pablo, que ya estaba cerrada, pero en el viaje anterior a Londres habíamos entrado y subido hasta la cúpula. Fue una experiencia diferente verla al atardecer, cuando casi no había nadie alrededor.




Así aprovechamos un domingo en Londres. Al día siguiente era festivo allí, y también hicimos un montón de cosas que te contaré en el próximo post. ¡Gracias por leerme!

No hay comentarios:

Publicar un comentario