jueves, 17 de mayo de 2018

Redecorando un poco

¡Hola! 

Al volver de Londres me tocaba buscar un sitio en el que mis compras se lucieran. Se me ocurrió ocupar un espacio de la rejilla que tengo en la pared (una de las cosas más versátiles que hay en mi casa para darle un cambio de aire al salón) y redecorar la parte alta de la vitrina donde tengo las muñecas y las figuras, y que suele ser más una zona de desahogo que un rincón al que de verdad le haga caso. 

Así que el cuadro de Hogwarts que me traje de Londres lo colgué de la rejilla y le puse alrededor los cartones de las grageas Bertie Botts de todos los sabores y de la cerveza de mantequilla (plot twist: no he probado ninguna de las dos cosas, pero trabajo en una tienda en la que las vendemos y me quedé con los cartones vacíos porque soy una acumuladora de trastos), enfundé algunas cartas del side deck de Harry Potter TCG y las pegué como si estuvieran volando, cogí mi Mystery Mini de Scabbers y mi llavero (sin arandela) del escarbato y...


Y respecto a la parte alta de la vitrina...



Mi edición favorita en inglés de El Hobbit (que también vino de Forbidden Planet, como Smaug, pero dos años antes), uno de mis libros de Crónicas, mi figura de Bofur y una botella con forma de calavera que no pinta mucho pero que es demasiado guay como para tenerla guardada.

¡Tampoco tardé mucho en estrenar la camiseta y los cordones para las Dr Martens!

No hay comentarios:

Publicar un comentario