lunes, 22 de enero de 2018

Mi colección: Asia

¡Hola!

Aunque siempre me han gustado las muñecas, empecé a considerarme coleccionista cuando me di cuenta de que estaba obsesionada con algunos fabricantes asiáticos, sobre todo japoneses. Por eso quiero empezar mi repaso a mi colección de muñecas modernas con las que vienen de marcas con sede en Corea o Japón.




¿Se nota que me gusta ponerles este conjunto?


Mi primera Pinky Street fue Hitomi, la que ves con un vestido blanco justo sobre estas líneas.  La conseguí por Ebay hace unos diez años (¡diez años ya!) y fue mi modelo habitual mientras aprendía nociones básicas de fotografía. Con el tiempo reuní diez Pinkys gracias a que una tienda friki que existía en Tenerife las puso a la venta. Actualmente no se fabrican, así que mi colección se quedó paralizada, por suerte, en las que quería tener sí o sí. 


 


En el año 2009 me enamoré de un muñeco vestido de arquero coreano que vi en una tienda friki en Madrid. Costaba unos 100 euros (una locura para mí, que estaba acostumbrada a pagar, como mucho, los 15€ que podía llegar a valer una Pinky) pero me obsesionó. Un mes después volví a la tienda y lo compré. Era un Taeyang Seiran al que llamé Takumi por su pelo largo (era la época de Nana, qué le vamos a hacer) y que hoy en día me sigue flipando como la primera vez que lo vi. Meses más tarde me compré una Pullip Chelsea a la que llamé Robin (ahora ya me había dado por Cómo conocí a vuestra madre) que era una colaboración con la marca de ropa Hell Cat Punks. 

Con el tiempo, se añadió a la colección una mini Pullip Cheshire Cat, que fue un regalo de unos amigos.



Sonny Angel llegaron a mi vida mucho más tarde, allá por el 2014. Son una versión de las famosas muñecas kewpie pero vestidos con gorritos de diferentes animales o frutas. O pasteles, porque uno de los que tengo en mi colección es una colaboración con Ladureé. Otro, que no aparece en las fotos (¡pero si en ésta!), es un león marino. Son pequeñitos e irresistibles y, aunque los tengo en el tocador, creo que merecen un rinconcito especial en la vitrina de las muñecas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario