domingo, 15 de octubre de 2017

Preparando las compras de Navidad


¡Hola!

Sí, ya sé que es octubre y que todavía no ha pasado Halloween, pero yo ya estoy preparando mis compras de Navidad. ¿Quieres saber por qué?



1. Trabajo en una tienda. Esto significa que la campaña de Navidad, la época en la que todo el mundo comienza a hacer sus compras en masa (normalmente desde las últimas semanas de noviembre) para mí es una época de trabajo extra, de estar mucho más ocupada y de no poder salir yo misma a hacer mis compras.


2. Hay artículos que se agotan enseguida. ¿Te gustó una camiseta concreta para regalarle a tu hermano o a tu prima? No lo dejes pasar demasiado o quizás no vuelvas a encontrarla. Quienes trabajamos en tiendas estamos acostumbrados a recitar la cantinela de "no sabemos si nos va a volver a llegar antes de Reyes" a todas las personas que dejaron pasar el regalo ideal y alguien se les adelantó. ¡No siempre sabemos lo que van a traer los distribuidores ni si llegará a tiempo!

De este colgante sólo hice una unidad.
¡En cuanto se venda estará agotado sin remedio!

3. Lo mismo que pasa en las tiendas físicas ocurre online. También creo bisutería para mi propia marca, El Taller de los Ciervos, y normalmente no hago más de dos o tres piezas con el mismo diseño. ¡Algunas incluso son únicas! Así que si ves algo de El Taller de los Ciervos que te gustaría regalar no te lo pienses demasiado, porque puede ser la última unidad sin posibilidades de volver a repetir ese modelo. 


4. Me gusta comprar en tiendas locales o a artistas independientes. Aunque a veces resulta más fácil ir a una gran superficie para buscar todos los regalos que nos quedan en una tarde, a mí me gusta ir por las pequeñas tiendas de barrio y apostar por ellas a la hora de escoger mis regalos. Y claro, no tienen la misma disponibilidad ni velocidad a la hora de traer algo por encargo, por eso prefiero ir con tiempo suficiente. Lo mismo ocurre con la artesanía o los diseños de artistas independientes (aquí incluso ilustradores, por ejemplo, que suelen vender postales, láminas, tazas ¡incluso camisetas!). ¡Apoya al comercio local y a los pequeños creadores!


5. Gestionas mejor tu propio presupuesto. Cuando dejas todo para última hora y no encuentras el regalo ideal para alguien puedes acabar pagando de más o incluso comprando algo que no te convence del todo. Si te organizas tus compras con tiempo (octubre es un mes genial para empezar a tomar ideas por la calle o en los catálogos de tiendas online) no sólo invertirás mejor tu dinero, sino que no harás todo el gasto en el último mes y tu bolsilo se resentirá menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario