sábado, 21 de octubre de 2017

(No) Solo es ropa

Cualquier persona que haya vestido un estilo alternativo (es decir, que no se corresponde con lo que nos enseñan los escaparates y los catálogos de las tiendas de nuestro barrio) ha tenido que escuchar todo tipo de comentarios, desde "¿Y porqué te pones eso?" hasta "¿A tu edad?" o "Así no vas a encontrar trabajo". Por alguna razón todos nos sentimos con derecho a opinar sobre la imagen de otras personas, como si no tuviéramos ya bastante con nuestra propia imagen (que tire la primera piedra quien nunca haya susurrado algo sobre la ropa de alguien que acaba de pasar). Sin embargo, solo es ropa. Y a la vez no solo es ropa.
 

Prácticamente cualquier estética alternativa que se me ocurre tiene un trasfondo cultural. Algunas son respuesta a una situación concreta en el tiempo, otras desarrollan una filosofía y una subcultura mucho mayor. Por eso la ropa no es solo ropa, porque puede representar el estilo de vida, creencias e intereses de quien la viste. Además, la ropa nos ayuda a sentirnos de una manera concreta en cada momento, por lo que pasa de ser algo que nos rive para taparnos o para cumplir un protocolo determinado para ser una herramienta que nos ayuda a sentirnos más seguros, sexys o relajados, por ejemplo.

Pero, por otro lado, nadie tiene derecho a juzgar a otra persona por lo que lleva puesto, ni a decidir cómo es esa persona, sus capacidades y actitudes, por su estética. Por eso, a fin de cuentas, la ropa sólo es ropa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario