lunes, 20 de marzo de 2017

Classic Lolita





Si tuviéramos que referirnos a la variante del Lolita más cercana a su inspiración histórica real, que nos evoque la hora del té en una mansión inglesa, o quizás un paseo por la ribera del río en una tarde de primavera estaríamos hablando, sin duda, del Classic Lolita, un reflejo claro del interés y la fascinación que la aristocracia europea de los siglos XVIII y XIX despierta en los japoneses adaptado a una moda alternativa. 


El Classic Lolita se identifica por transmitir un aspecto algo más adulto y elegante que otros sub-estilos del lolita. Los colores sobrios, los cuellos altos, y las faldas acampanadas en forma de A son sólo algunas de las claves para reconocer un conjunto Classic. Además, al estar inspirado en épocas históricas tan diferentes como la Regencia, el Barroco, el Rococó o las eras victoriana y eduardiana, utiliza desde colores suaves hasta otros más neutros: Azules, rosados, marrones, borgoñas, beige o el negro son algunas de las tonalidades más habituales en esta rama del lolita. Los estampados pueden ser florales, frutales, con animales, juguetes antiguos o inspirados en la arquitectura y las obras de arte clásicas, entre otros muchos motivos, o bien carecer de ellos. 

Como el Classic Lolita busca un estilo más maduro que otras vertientes de esta moda, es habitual que se utilicen medias enteras o que lleguen por encima de la rodilla con estampados moderados, ya que dan un aspecto menos aniñado, así como botines o zapatos con un ligero tacón. Los bolsos pueden estar inspirados en maletines antiguos, pero también son muy populares aquellos con formas de instrumentos musicales, casas de muñecas, libros o cofres. Se prefiere el blanco roto o el beige antes que el blanco brillante, y las flores sustituyen, a menudo, a los lazos en el pelo, aunque también pueden verse alicebows de tamaño mediano y pequeño o cofias. A pesar de que las lentillas y las pelucas han ido encontrando su espacio en el Lolita, en el Classic Lolita es aún muy habitual que se luzca el pelo natural (o al menos, pelucas en tonos naturales) peinado con sencillez, salvo en los conjuntos inspirados en el Rococó, y un maquillaje suave y discreto. 

El largo de la falda es el habitual, utilizándose ésta a la altura de la rodilla, pero algunos diseños de falda larga (hasta mitad del gemelo, aproximadamente) han tenido mucho éxito en la última década. Las blusas, abotonadas hasta arriba, suelen tener un cuello recto adornado con un lazo, o bien ser de cuello redondo tipo peter pan. Para abrigarse suelen escogerse los boleros o las capas.


Si te interesa el Classic Lolita, es una buena idea que te mantengas alejada de los vestidos largos de corte aristocrático, con amplios escotes y corsés, llenos de refajos y cintas, que muchas veces aparecen en la Red etiquetados como “Classic Lolita” sin que se acerquen en lo más mínimo al concepto real. Podrían considerarse de inspiración aristocrática, pero muchas veces no van más allá. Como siempre, las telas brillantes no lucen bien en un conjunto Lolita, y aunque los corsés y corpiños podrían tener lugar en un conjunto Classic, bien combinado, hay que elegir con mucho cuidado la calidad, textura y aspecto del mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario