viernes, 15 de septiembre de 2017

¡Adiós verano!

¡Hola!

Se acaba el verano y, aunque en Canarias seguirá haciendo buen tiempo para ir a la playa durante un tiempo, dese que empezó septiembre cuesta encontrar un hueco para disfrutar del mar. Empiezo a no tener tanto tiempo libre como tuve en agosto (se terminaron las vacaciones de uno de mis trabajos) y en unas semanas volveré a tatuarme, con lo que se termina el agua del mar y el sol para mí.


 Aún así he pasado un verano como hacía años que no lo pasaba, a medio camino entre las vacaciones totales de cuando tenía 16 años y las responsabilidades laborales de después, porque tuve la suerte de que mis días libres coincidieran con los de dos amigos, asíq ue acabamos juntándonos para relajarnos y pasar de todo en la playa al menos una vez por semana. 


 Ha sido un verano de tener varias semanas de trabajo intenso en julio pero también quince días libres en agosto, de ir a la playa a las siete de la mañana o de volver a casa cuando ya habían salido las estrellas. Un verano de almorzar pan con embutido (y arena) a las doce de mediodía porque el mar abre el apetito y de reírnos hasta que se nos soltaran las lágrimas, que estaban tan saladas como nosotros. 

Este verano me he puesto tan morena como cuando estaba en bachillerato y podía permitirme el lujo de moverme en guagua por toda la isla, varios días en semana, de playa en playa. También ha sido un verano estresante, de inseguridad y de ansiedad, pero al final me quedo con los momentos en los que el mar parece que se lleva todas esas sensaciones y sólo queda la libertad de nadar y flotar.


video

sábado, 9 de septiembre de 2017

Inspiración: ¡El circo!

¡Hola!

Una de mis mayores inspiraciones en el Lolita es el circo más clásico, el que se ve en las postales antiguas y que, aunque poco tenía que ver con la realidad, te hacía soñar con caminar por la cuerda floja y domar tigres salvajes. El circo del hombre forzudo, de la noria y la tómbola, de hincharse a comer algodón de azúcar bajo el estrellado cielo de septiembre. 








El circo fue el protagonista de una de las colecciones con las que más arriesgué en El Taller de los Ciervos, ya que empecé a trabajar con el color dorado por primera vez e hice una inversión más grande de lo habitual para conseguir materiales poco vistos y diferentes a lo que había utilizado hasta la fecha.


Unicornio Necklace

Carnival Memories




Carrousel Necklace

Si te gusta este estilo de bisutería, ¡date prisa! ¡Todavía queda algo en el Etsy de El Taller de los Ciervos!

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Prints y réplicas

Una de las cosas más llamativas de la estética Lolita son los estampados (prints) de muchas de las prendas que se utilizan, sobre todo en vestidos y faldas. Aunque hay muchísimos diseños en colores planos o con discretos estampados florales o a rayas, las marcas Lolita pueden presumir de creatividad con una gran variedad de prints de diferentes estilos, colores y temáticas.

Puedes reconocer a qué estilo pertenece un conjunto por muchos factores (la silueta, el estilo de cuello de la camisa o los colores que se utilizan, por ejemplo) pero el print te da la clave. Mientras que en el Sweet Lolita destacna los motivos de cuentos, juguetes o pasteles; en el Gothic Lolita verás prints de rosas, cruces, vidrieras o incluso iglesias y verjas antiguas. En el Classic Lolita destacan las flores, los motivos musicales, las coronas o los animales. Además, algunos diseños llevan el print repartido por igual por toda la prenda,  mientras que en otros destaca una especie de cenefa ancha en la parte baja con pequeños elementos en el resto del diseño.

Ejemplo de print de una marca que se caracteriza por sus diseños Classic Lolita, con ilustraciones de ciervos con inspiración vintage en la parte inferior de la falda.

Ejemplo de print Classic Lolita de Mary Magdalene, con el print floral repartido por igual en toda la prenda.

Uno de los diseños más populares de Angelic Pretty, una marca conocida por su estilo Sweet Lolita

Las prendas de Moi Meme Moitié son un referente en el Gothic Lolita, con prints inspirados en iglesias, cristaleras y crucifijos.

Un print de Alice and the Pirates inspirado en Los Miserables
Muchos de estos diseños están tan buscados que algunas empresas se dedican a la fabricación de réplicas, copias de estos vestidos mucho más baratas y de menos calidad. Existe mucho debate sobre si deben utilizarse o no, ya que son copias ilegales pero muchas personas defienden que es la única manera de conseguir un vestido con un diseño concreto a un precio más asequible. Si quieres leer más, te recomiendo este artículo (en inglés). A menudo una réplica está fabricada con tela y encajes de peor calidad pero con el mismo estampado, o incluso con un patrón mal diseñado que no termina de ser tan favorecedor como el original:



sábado, 2 de septiembre de 2017

Inspiración: Peter Pan

Peter Pan siempre ha sido una de mis obras favoritas de la literatura, desde que de pequeña me enamoré de la versión animada de Disney (y hasta la fecha, hasta el punto de que uno de mis tres tatuajes esté basado en la obra de J. M. Barrie). ¿Quién no querría correr las aventuras de Peter Pan con los indios, los piratas y las sirenas? ¿Quién no querría volar y ser capaz de llegar a la segunda estrella a la derecha?






Por eso para el Taller de los Ciervos he hecho algunas cositas inspiradas en Peter Pan, sobre todo colgantes y pulseras, como este colgante de Campanilla que puedes conseguir todavía en mi Etsy:


martes, 29 de agosto de 2017

Personas tóxicas y cómo las reconozco

Todos nos hemos encontrado con personas tóxicas en nuestra vida. En mi caso, me las he topado desde el colegio, en grupos de amigos, en amigos de amigos, e incluso en el trabajo. Y sospecho que también en una relación de pareja, aunque en ese momento no fuera consciente. Ya que para huir de una persona tóxica en el trabajo las opciones están más limitadas que cuando se trata de alguien con quien podemos elegir si pasar el rato juntos o no, voy a dedicar este post a mi experiencia en situaciones de amistad y cómo detecto que esa persona en cuestión no me hace ningún bien.

1. Al principio todo va bien, conectas enseguida con esa persona y pueden pasarse horas y horas juntos compartiendo charlas y aficiones. La primera pista que me pone alerta cuando estoy conociendo a alguien es la manera en que me habla de otras amistades y personas de su entorno: Si critica o se ríe de las personas con las que pasa el tiempo cuando no está contigo, puedes empezar a pensar que, muy posiblemente, también te pone verde a tí cuando no estás. 

2. Otra pista que me hace tener los ojos bien abiertos es que parezca que la persona en cuestión sólo me tiene a mí. Cuando me empiezan a dar a entender que sólo quedan conmigo (normalmente con un aire de lástima) o noto cambios de humor si yo paso tiempo con otras personas, me mantengo alerta.

3. Sus temas de conversación y sus problemas son más importantes que los tuyos: La forma más sutil es cuando quieres expresar algo y te escuchan durante el tiempo justo sin darte más espacio a expresarte ni mostrar interés por lo que cuentas, o cuando te responden comparando tu situación con algo que les ocurre a ellos para que veas que ellos están peor. En los peores momentos puedes estar mal por algo que te haya pasado y no están ahí para ayudarte, sino que intentan hacerte ver que estás exagerando o que eres una persona egoísta porque ellos están peor que tú. Además, una persona tóxica nunca va a estar disponible para ayudarte si no es para recordártelo cuando le convenga, incluso aunque se lo pidas. Y desde luego, nunca va a echarte un cable con algo si no se lo pides antes.

4. Hay malestar por las pequeñas cosas, desde saber que has ido al cine con otra amistad o que en un momento del día que está libre no puedes (o simplemente ¡no te apetece!) quedar con esta persona. Es más, si no tienes la tranquilidad de poderle decir que no te apetece quedar y que no se lo tome como algo persona, empieza a hacer las maletas y a pensar en huir. 

5. Fatalismo constante. Si tienes una idea o un proyecto, van a encontrarle todas las pegas y puntos negativos para convencerte de que lo más probable es que salga mal. O de que no encontrarás lo que necesitas para llevarlo a cabo. Esto se nota en las cosas más nimias, como en proponer ir a una cafetería a tomar una tarta que te gusta, y que la persona tóxica en cuestión te diga que a lo mejor esa cafetería está cerrada, que ya verás como no queda de esa tarta o que te vas a arrepentir de comértela porque te sentará mal al estómago.

6.  No hacen nada por sí mismas. Las personas tóxicas se empeñan en que no evoluciones y no te atrevas a hacer nada nuevo por tí mismo porque tampoco lo hacen por ellas mismas. Se quejarán de todo lo que es posible quejarse en esta vida y aún así no les verás mover un dedo para cambiar su situación. Ten cuidado cuando pase esto porque corres el peligro de ser tú quien se desviva por mejorar el problema de tu amigo/a mientras que esa persona no hace nada, y acabarás sin ganas y muy agotado. En mi experiencia, las personas tóxicas con las que me he relacionado siempre se quejan de la situación en su casa y lo mal que lo pasan allí. No sé si es casualidad o si es una excusa para pasar más tiempo fuera de casa (es decir, contigo, porque a estas alturas puede que te hayan dejado claro que no tienen más amigos o que sus otros amigos son lo peor del mundo), pero rara vez les verás sentándose a hablar con su familia/compañeros de piso para encontrar una solución o buscando trabajo para poder mudarse a otra vivienda. 

7. Les falta iniciativa. No es algo que haya notado en todas las personas tóxicas con las que he tenido relación, pero sí en un porcentaje preocupante. No tienen ideas, no les apetece nada en concreto, pero se apuntan a cualquier plan que sugieras tú. Estas personas nunca tienen la iniciativa suficiente para sugerirte ir a un sitio o hacer algo, sólo esperan que tú organices el plan y seguirte. A veces con una sonrisa y a veces volviendo al punto 5. 

8. Desde su punto de vista, nunca tienen la culpa de nada. Están mal por culpa de otras personas, no pueden disfrutar de su hobby porque sus padres son malas personas y no le compran el material que necesita (amigo, si tienes más de 16 años y tanto te apasiona, ponte a trabajar), suspenden porque los apuntes que les pasaron estaban incompletos (sugerencia: Ve a las clases y toma tus propios apuntes) o tienen una discusión con Fulanita porque está loca, no porque una serie de ciscunstancias en su relación les hayan hecho discutir y tengan culpa las dos partes. 

9. Nunca sabes cómo decirles las cosas, porque prácticamente todo les va a sentar mal. Todos tenemos palabras, tonos o expresiones que nos sientan peor o que desencadenan reacciones negativas en nuestra mente, pero una persona tóxica se enfadará o montará un numerito incluso si mides tus palabras al máximo y haces la crítica más constructiva y educada que se te ocurra.
10. Lo mejor de todo es que al día siguiente no pasará nada. Ocurre como en el ejemplo que todos conocemos del hombre que agrede a su esposa pero que al día siguiente le regala flores. Cuando una persona tóxica se da cuenta de que ha cruzado la línea contigo intentará hacerte ver lo bien que va todo, lo feliz que está contigo y lo comprensiva que es. Y tú, posiblemente intentando comprender qué fue del enfado del día anterior, sin saber cómo reaccionar a esta amabilidad y empezando a dudar de tí mismo. Y vuelta a empezar. 


Llegados al punto en que has detectado que hay una persona tóxica en tu vida tienes que decidir qué hacer. Seguir ahí, aunque te perjudique (piensa si de verdad te compensan las cosas positivas con las negativas), alejarte lo suficiente como para que no pueda seguir haciéndote daño o enfriar la amistad. En esta última situación puede darse un caso de desesperación por parte de la otra persona en la que puede acabar atacándote a través de tus amigos o incluso acosándote, así que sé firme en lo que crees que es mejor para tí y no vuelvas a caer en la trampa. Cada uno es libre de estar con quien quiera y hacer lo que quiera, pero en mi experiencia, alejarme de una persona tóxica siempre ha valido la pena. Es doloroso porque es una amistad que estás perdiendo conscientemente, pero a pesar de echar de menos pasar tiempo con esa persona, siempre he acabado con la sensación de que por fin recupero las riendas de mi vida, y me doy cuenta de que no necesitaba pasar ese estrés y esa ansiedad por alguien que no hace nada por ayudarse a sí mismo.

sábado, 26 de agosto de 2017

Inspiración: Magical Girl

Puede gustarte el género de las Magical Girl en el manga y el anime o puedes odiarlo, pero no se puede negar que su estética ha trascendido más allá de sus protagonistas y que se ha convertido en un elemento más de la moda. Ya sea con bañadores y bodies que imitan la ropa de Sailor Moon o con camisetas con pequeños detalles en tonos pastel, las heroínas del manga están cada vez más presentes en nuestro armario y tocador.








A mí las historias de Magical Girl nunca me han llamado mucho la atención, pero sí la estética tan pastel y femenina que las rodea y que no se corresponde con la clásica imagen de princesa débil que debe ser rescatada, sino con mujeres fuertes y valientes que se enfrentan a sus miedos para conseguir el bien mayor. Para mí, las Magical Girl son protagonistas que luchan contra el mal sin renunciar a tener un pelo bonito y un vestido de encaje, ¡porque no tiene nada que ver una cosa con la otra! Por eso decidí hacer una colección de sets de dos gargantillas inspiradas en este género, en la que cada una es un diseño único, ¡sólo hay una unidad de cada y puedes encontrarlas en el Etsy de El Taller de los Ciervos!