jueves, 31 de marzo de 2016

Lolita 52 Challenge ~ How strangers react to my clothes, and how I react to their reactions

¡Buenos días!

Después de un mes compaginando varios trabajos, acabo de terminar (por ahora) parte de ellos, así que al menos durante el día de hoy tengo un poco más de tiempo libre. Bueno, no tanto, porque dentro de una hora y media tengo que irme a otro de esos trabajos... ¡Pero no importa! La cuestión es que tengo un ratito para publicar en el blog y para programar algo para el próximo domingo. 

Hoy el Lolita 52 Challenge me propone hablar cobre las reacciones de los extraños ante mi ropa, y como reacciono ante sus comentarios. Es un tema del que se habló mucho en la época en que utilizábamos foros y poníamos en común nuestras experiencias. Nunca me ha gustado que me paren por la calle para decirme nada sobre mi aspecto, aunque sea positivo, y no porque me moleste en sí: Es que nunca sé qué responder. Me pilla desprevenida. Y por muy aprendido que me tenga el discurso sobre lo que es el Lolita, me trabo, tartamudeo y respondo casi cualquier cosa. Y claro, luego me arrepiento. ¡Qué desastre!

Siempre me ha hecho gracia esta foto porque hay dos personas girándose para mirarnos.

Hace cosa de tres o cuatro años había mucha gente que te sacaba fotos sin permiso, y un porcentaje algo menor de personas que te pedían permiso. He notado que el Lolita ya no despierta tanta curiosidad, al menos en Tenerife, aunque sigue habiendo gente que no espera a estar lejos de ti para comentar tu ropa con la persona que tienen al lado. En ese sentido, creo que hay una parte que he aprendido a ignorar (mi amiga Érika, si va conmigo por la calle, es mucho más consciente que yo de quién se nos queda mirando) y otra parte ha empezado a darme igual o a hacerme gracia.  Nunca fui una persona muy discreta con mi estética personal, así que los comentarios que escuchaba cuando tenía 15 años y llevaba una mochila con forma de ataúd ahora los escucho porque llevo un vestido con volantes/encaje/lazos. Lo mismo de siempre.

jueves, 24 de marzo de 2016

Lolita 52 Challenge ~ The ways in which I do not fit the cliche

¡Buenos días!

Escribo este post entre texto de encargo y texto de encargo, aprovechando los quince minutos que tardo en desayunar. Hoy toca, de nuevo, el Lolita 52 Challenge: "En qué forma no encajo en el cliché".  Este post va a ser entretenido de escribir, ya que no se trata de pensar en qué soy diferente a otras Lolitas, sino qué tengo que no encaja en el cliché que la sociedad piensa que somos las Lolitas. En algunas cosas coincidirás conmigo y en otras no, ¡ésa es la gracia!

- No me gasto más de 100 euros en ninguna prenda de ropa: A ver cómo le explicas tú a la señora de turno que tu vestido Lolita te costó lo mismo que su chaqueta del Zara. O que sí, que los hay que cuestan 300 ó 400 euros, pero que el tuyo es de segunda mano, que sólo pagaste 70 euros por él y que dentro de la estética Lolita hay opciones para casi todos los presupuestos. Yo, personalmente, no me gasto más de 100 euros en ninguna prenda Lolita, y fuera del Lolita sólo he superado esa línea para comprarme mis queridas botas Dr. Martens. 

- No soy la persona más femenina del mundo, aunque me gusta mucho llevar estos vestidos tan pomposos:


- No visto Lolita a diario: Ni siquiera llevo vestidos a diario, sean Lolita o no. Admiro a las personas que hacen de la estética Lolita su atuendo cotidiano, pero yo soy incapaz de gastarme 80 euros en un OP de Alice and the Pirates y utilizarlo para ir al Carrefour, o arreglarme tanto un día que me he despertado con mala cara. Y tampoco soy capaz de verme igual cada día. Un día me verás Lolita, otro día llevaré ropa de estilo años 50, otro día iré en vaqueros y camiseta y en verano me verás con vestidos sin mangas.

- No escucho demasiada música clásica: Salvo tres o cuatro piezas que me gustan, soy más de escuchar éxitos de los 80, Red Hot Chili Peppers y bandas sonoras de musicales.

- Soy más de batidos y pulguitas que de tartas y té: Sí, lo siento. Una merienda sin algo salado no es una merienda. Por aquí un poco de tortilla, gracias.

viernes, 18 de marzo de 2016

Lolita 52 Challenge ~ The ways in which I fit the cliche

Ay, ¡que se me acaba la semana y se me pasa actualizar con el Lolita 52 Challenge! Llevo dos semanas de locura, y si bien la semana pasada me acordé de publicar, este miércoles me olvidé totalmente. Y aquí estoy, redactándolo antes de irme al dentista xD


La propuesta para esta semana (¡y ya sólo nos quedan 10) es "Cómo encajo en el cliché". La verdad es que una de las cosas que más me gusta del Lolita es lo diferentes que somos, aunue haya algunas cosas que nos unan. Si pieno en un cliché Lolita se me vienen a la cabeza los clásicos reportajes que empiezan con "Parecen muñecas antiguas y les gusta tomar el té". Veamos, ¿cómo encajo ahí?

- Me interesa el pasado: Desde la Historia hasta las películas y novelas de época, sobre todo si son del siglo XIX.
- Me gustan las muñecas antiguas, y no tan antiguas.
- Me interesa Japón (otro cliché "de revista") y solía ver anime regularmente hasta hace unos años, que empecé a ver series británicas. De vuelta al punto 1 xD

La semana que viene me toca analizar de qué manera no encajo en el cliché, y seguramente sea mucho más divertido. ¡Nos leemos!

domingo, 13 de marzo de 2016

#SPSH2016: Reveal!

¡Hola!

Pensé que no iba a llegar a tiempo de poder escribir esta entrada: Llevo dos semanas metida en más proyectos de los que debería si quiero mantener cierta salud mental, así que no he tenido tiempo ni de respirar. Sin embargo, al final del día, siempre he encontrado el momentito para ir redactando poco a poco los dos posts semanales. Y el de hoy es sobre el Secret Penpal Scavenger Hunt 2016. ¡Ya me llegó mi paquete! Si no sabes lo que es, sigue el enlace ↑↑↑ porque en un post anterior lo expliqué todo ^____^ 


¡La chica que me envió mis regalitos también es lolita!

¡Contenido de la caja! ♥

Un regalo para mí

Algo que no es redondo ni rectangular... Y una postal :D

Postal Freak Kit!

Algo que usar (Qué bien me vienen este tipo de diademas desde que tengo el pelo corto)

Kit para recuperarse de un mal día. La parte de detrás de la lámina está llena de consejos para superar un día triste.

Me gustó tant participar que creo que para el proyecto del año que viene iré guardando un poquito de dinero, porque aunque es una idea que consiste en buscar cosas económicas pero bonitas, el envío certificado internacional lo encarece un poco. Es bonito ver cómo todas las personas que participábamos y que han compartido su experiencia en las redes sociales han visto que la inversión en tiempo, dinero y dedicación que han dedicado para su "amigo invisible" es la misma que la inversión que han hecho quien les regalaba a ellos. ♥ ¡Volveré a participar en el 2017!

jueves, 10 de marzo de 2016

Lolita 52 challenge ~ Fondest meetup memory

¡Buenos días! Est entrda llega un día más tarde y la estoy escribiendo mientras desayuno antes de irme a trabajar, pero por suerte es bastante breve: Uno de mis más preciados recuerdos en una quedada.

Lo tengo fácil, aunque tengo recuerdos bonitos de muchas quedadas. Me quedo con la visita a la Basílica del Pilar en Zaragoza, tanto porque no pensé que desde Tenerife fuera a poner ir hasta Zaragoza  para conocer en cara a cara a tantas personas, como porque  la propia basílica es un lugar que me dejó con la boca abierta. Además, la visita era guiada y aprendí muchísimo ♥ 


domingo, 6 de marzo de 2016

Inspiración: Andrógino

adjetivo/nombre masculino y femenino[persona] Que tiene rasgos corporales ambiguos, que no se corresponden con los propios de su verdadero sexo.

Mia Farrow

Erika Linder

Tilda Swinton

Britenelle Frederick
Madison Paige

Ruby Rose


Alyona Fernandova

Katherine Moenning

miércoles, 2 de marzo de 2016

Lolita 52 Challenge ~ 5 inspirational fictional characters

¡Hola!

Vuelvo un miércoles mas con el reto Lolita 52 Challenge, para compartir cinco personajes de ficción que me inspiren. Va a resultar un poco difícil distinguir entre los que me inspiran y los que me gustan por otras razones, pero allá va. Here we go!

1. Aramis, Los tres Mosqueteros


Desde que era pequeña, Aramis es mi mosquetero favorito. Siempre me llamó la atención sus incongruencias (quiere ser sacerdote/tiene muchas amantes, es religioso/se dedica a luchar y matar) y con el tiempo descubrí que no son sino el reflejo de lo que todos tenemos en nuestro interior. Aunque nos guste definirnos con palabras muy concretas, no sabemos cómo vamos a reaccionar en cada situación, y a veces se dan incoherencias de todo tipo en el propio comportamiento de una persona, ¡y en un plazo de tiempo muy corto! Creo que Aramis es un personaje leal a sus amigos, bueno y paciente, más diplomático de lo que parece, y también muy adaptable. Y es esa versatilidad la que hace que no sea un personaje plano, sino que lo sienta casi como real. 

P.D: En la última adaptación de la BBC, además, es muy guapo. 

2. Alonso de Entrerríos, El Ministerio del Tiempo


¡Otro soldado! Lo que más me gusta de Alonso es su lealtad y su educación y formalidad. Ojalá hubiera más gente como él. Por otro lado, es un soldado de los Tercios de Flandes del S. XVI que viaja por el tiempo y descubre cómo cambió la España por la que él luchaba, lo que le convierte en alguien con ansias de aprender y una gran facilidad para adaptarse a los tiempos sin juzgar a las personas que conoce. Ojalá yo fuera como él. 

3. Elinor Dashwood, Sentido y sensibilidad


Elinor es tan correcta, sabe siempre qué es lo mejor, cuándo obedecer y cuando rebelarse, se sacrifica por su familia y no juzga a sus amigos hasta que tiene la verdad en la cara. Salvando las distancias entre lo que se esperaba de una mujer en la época de Jane Austen y lo que quiero para mí misma siglos después, creo que Elinor es un personaje ficticio del que se puede aprender mucho. 

4. Elsa, Frozen


Frozen fue una de esas películas que, mientras estás en el cine, te olvidas de que estás sentada en una butaca viendo una obra de ficción. Desde el momento en que Elsa se ve forzada a esconder su poder, porque es una circunstancia mala que tiene que aprender a controlar, el personaje me cautivó. Por razones que no voy a detallar, me identifiqué mucho con ella. Cuando pierde el control en la sala del trono, yo tenía la piel de gallina. Cuando se libera de esa situación y se siente eufórica, pero en verdad se está condenando a una vida de soledad, casi se me saltaron las lágrimas. Dirán lo que quieran de las chicas Disney, pero a mí, descubrir a Elsa de Arendelle me ayudó en un momento de mi vida en que lo necesitaba. 

5. George, Los cinco

¡Cómo me gustan las aventuras de Los Cinco! Las disfrutaba de pequeña y aún hoy en día, si alguna de esas novelas cae en mis manos, la vuelvo a disfrutar como entonces. ¡Y cómo me gustaba George! George era Georgina, una niña que quería ser un niño y se vestía y comportaba como tal. Se enfadaba si le hacían portarse como una chica, y se sentía muy orgullosa si la confundían con un niño. Su mejor amigo era Tim, un perro. George rompía el molde que la sociedad tenía para ella, y disfrutaba lo que podía de la libertad que le daban las vacaciones lejos del internado femenino en el que estudiaba. Y visto hoy en día, llama la atención que una de las protagonistas de un libro infantil de 1940 fuera transgénero...