jueves, 21 de julio de 2016

En los pies~

Hey, ¡he vuelto!

Después de un largo descanso del blog en el que he estado pensando qué podía aportar y sin que se me ocurriera nada, regreso con un tema que casi todos tenemos más o menos claro pero que ignoramos continuamente: La importancia de utilizar un buen calzado.


Durante mucho tiempo (¡más de diez años!) utilicé a diario zapatos baratos tipo Converse, comprados en chinos, porque no quería gastarme el dinero que valía el modelo original de marca. Los sentía cómodos, y la única pega es que no me duraban más de siete u ocho meses de uso intensivo. Cuando empecé a trabajar en una librería en la que no me permitían utilizar calzado de estilo deportivo, mi padre me regaló unos zapatos de Decathlon que están pensados para caminar y que tienen forma como de bailarina. Un modelo muy similar a éste. Y después de las horas que pasaba de pie en esa tienda, y en mi siguiente trabajo como dependienta, me di cuenta de que notaba mucho más cansancio y dolor cuando llevaba calzado que no había sido diseñado pensando en la comodidad del que lo lleva, sino en una simple apariencia estética. Muy obvio, ¿verdad? Pues aunque siempre había sido consciente, no lo experimenté hasta ese momento.


El año pasado conseguí unas Converse originales nuevas por unos 23 euros, en una tienda que estaba en liquidación. Y terminé de tenerlo claro cuando empecé a animarme a llevarlas al trabajo. Después de un par de semanas había dejado de llevar los tenis del chino y ya sólo iba a trabajar con las alpargatas Páez, los tenis de Decathlon o las Converse auténticas. Después vinieron las Doc Martens y, este verano, unas preciosas sandalias que me regalaron por mi cumpleaños y que tienen una calidad espectacular. Y hoy me compré un nuevo par de Converse, también en oferta, con el dinero que mi madrina me había regalado por mi cumpleaños para que me comprara algo de su parte.


 Con esto no digo que todos tengamos que gastarnos más de 50 euros en calzado siempre, pero sí que hay que ser conscientes de para qué lo vamos a utilizar. El beneficio económico de comprar un zapato barato puede salir caro en cuestión de salud si se le da un uso muy prolongado, así que si buscas un zapato para recorrer largas distancias, estar mucho tiempo de pie o trabajar, sí que hay que andar con un poco de ojo. Precio y calidad no siempre van de la mano, y hay zapatos muy buenos y al alcance de muchos bolsillos, sólo hay que rebuscar un poquito y fiarnos de nuestro instinto. Y si sólo quieres un zapato bonito para una ocasión concreta, puedes permitirte buscar un zapato que esté peor diseñado. ¡Pero que sea cómodo! Fíate de tu instinto, el zapato tiene que adaptarse a tu pie y no al contrario. Hoy me pasé cuatro horas seguidas de pie estrenando mis nuevos tenis Converse y me siento estupendamente, pero sé que no hubiera podido hacerlo si hubiera ido a trabajar con mis sandalias del Primark. 


Como Lolitas tenemos que ser muy conscientes de la calidad del zapato que estamos comprando, ya que a veces los compramos por Internet, no so nde nuestra talla, y aún así los utilizamos. Otras veces nos hacen daño y seguimos insistiendo en que ya se nos acostumbrará el pie, y pasamos días enteros en eventos con ellos puestos. Igual que pensamos si un vestido es más adecuado que otro para el lugar al que vamos a ir y lo que vamos a hacer allí, deberíamos pensar lo mismo del calzado. ¡Tendemos a hacer muchas compras por Internet y corremos más riesgo de hacernos daño con un zapato mal fabricado que el común de los mortales!

Y tú, ¿Cuál es el zapato que tienes y que más daño te hace? ¿Y el que te pondrías para pasarte un día entero haciendo turismo?

3 comentarios:

  1. Yo he tenido mala suerte con los zapatos lolita: Desde tea parties que se abren por la mitad hasta zapatos que me quedan muy grandes :/ He optado por mandarlos a hacer pero también he tenido problemas con eso. Mis favoritos son las zapatillas :)

    ResponderEliminar
  2. Como te entiendo, antes iba con cualquier cosa y de estar de pie en eventos con tacon que no era muy cómodo se me jodieron los pies. No tengo zapatos propiamente lolita porque no me atrevo a comprarlos por internet, ¡si aún comprándolos en zapatería me arrepiento a los días! Lo peor, tengo los pies normales y no encuentro zapatos que me encajen (pensaba que eran raros y un podólogo me dijo que no), no entiendo cómo lo hace la gente con un pie más grande etc.

    ResponderEliminar
  3. Lo de los zapatos es un ejemplo más de que la moda va antes que la salud y la comodidad... X_x

    ResponderEliminar