domingo, 30 de agosto de 2015

Libros antiguos~

¡Buenos días!

Hace tiempo que quería mostrar en mi blog mi colección de libros antiguos que, si bien no es muy grande, me gusta muchísimo. Y es que ahora mismo lo único que me sale bien coleccionar son postales, que ocupan poco espacio, porque los libros y las muñecas están empezando a ocupar más sitio que yo en casa. Sin embargo no puedo resistirme a mirar los libros en ls ferias de antiguedades o en los mercadillos de segunda mano. 


Fray Escoba es el primer libro de cierta antiguedad que tuve en mis manos cuando era pequeña. Aunque siempre me costó entenderlo, porque la letra me parecía muy pequeña y no comprendía porqué había viñetas de cómic entre las páginas de texto, siempre lo guardé con mucho cariño. Es una edición de 1962 bastante bien conservada. 



Hace cosa de diez años (o quizás un poco más) uno de los hermanos de mi abuela me regaló este libro de inglés que había pertenecido a otro de sus hermanos, que por lo que veo en la inscripción de la primera página empezó a estudiarlo en septiembre de 1965. Este libro de Método de Inglés me ha acompañado a un montón de sesiones de fotos, ya que a pesar de los años que tiene está en bastante buen estado y me sirve mucho como atrezzo. Me llama la atención el texto de "Al alcance de todas las inteligencias" con el que se presenta este curso autdidacta. Es una 41º edición y es de 1965.


KuDe me regaló este libro, Carlos Dickens: Su vida y sus obras, cuando lo encontró en su casa tras su última mudanza. Todavía no lo he manoseado mucho, pero tengo mucha curiosidad por él. Incluye algunos relatos cortos enteros, y resúmenes de otras novelas más largas. En las primeras páginas aclara que el Reverendo Padre Ramón Castelltort fue el responsable de la revisión religiosa de esta edición, de 1966.


Esta edición de 1969 de Veinte años después, de Alexandre Dumas, llegó a mí en un mercadillo benéfico de libros usados. Hacía algunos meses había leído otra edición antigua (en este caso, prestada) de Los tres mosqueteros, y me vino genial encontrar esta novela para continuar con estos personajes que tanto me gustan. Estoy leyéndomelo actualmente, pero lo combino con otras lecturas porque el tamaño de la letra y sus 901 páginas cansan un poco la vista. Sólo un poco. 

Compré este libro en inglés en una tienda de segunda mano por 50 céntimos, con la intención de leer La importancia de llamarse Ernesto en versión original. Es una edición de 1986.


Esta edición de 1985 de Viento del este, viento del oeste la conseguí rescatándola de la basura. Estaba amontonada junto a un montón de libros de texto junto al contenedor y me la llevé a casa. Ya había leído Peonía, de la misma autora, y mi madre me había aconsejado leer también esta novela, así que no me lo pensé dos veces y me la llevé a casa.





¡Lo mejor para el final! Estos tres libros, dos de ellos de la editorial Calleja, tambén fueron un regalo de KuDe. No tienen fecha de edición, pero por lo que he investigado por Internet, el más antiguo ( La Almendrita) puede datar de la década entre 1910 y 1920. Es el que está en peor estado, con algunas páginas rotas y la portada más dañada, pero por lo que tengo entendido ha pasado por al menos tres generaciones de niños, no es un libro que se haya mantenido guardado en una caja. El tulipán negro está ligeramente mejor cuidado, mientras que Los primos célebres están mucho mejor que los anteriores.  Éste último es de la editorial Hijos de S. Rodríguez y no de Saturnino Calleja.

2 comentarios:

  1. ¡Libros! Comprendo esta afición coleccionista tuya mejor de lo que crees. Yo tengo una edición de 'Lo que el viento se llevó' de 1957, con algunas ilustraciones en tinta y esas páginas finitas finitas que yo siempre asociaba con las biblias. A mucha gente le gusta cómo huelen los libros nuevos, pero yo definitivamente adoro el olor de los libros antiguos. ¡Los tuyos son una maravilla! *o* Hermosa colección~

    ResponderEliminar
  2. Qué lindo. Yo no puedo decir que coleccione libros como estos pero tengo varios bastante antiguos que pertenecían a mi mamá o a mi abuela. También me gustan los libros que son nuevos pero parecen antiguos, con grabados, tapa dura, hace poco me compré uno muy bonito de Julio Verne.

    ResponderEliminar