viernes, 27 de febrero de 2015

"¿Machista, yo?"






Feminismo Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres. (RAE)

No siempre me he considerado feminista: Para empezar, no entendía exactamente a qué se refería y estaba demasiado ocupada en resolver mis propios problemas de identidad y, por tanto, de descubrir mi punto de vista frente al mundo. Pero cuando empiezas a darte cuenta de que tus amigos varones no tienen que pensar qué calles evitar de noche porque son más oscuras, y que nadie les insinúa que por llevar los hombros al aire van provocando al sexo opuesto, es inevitable pararse a pensar. ¿Y porqué yo sí tengo que pasar miedo si un hombre se me acerca demasiado cuando voy caminando sola por una calle un poco apartada? ¿Y porqué tengo que pensar en no llevar esta blusa con mucho escote porque voy a tener que volver sola a casa? ¿Porqué ellos no han tenido que llevar nunca spray de pimienta en el bolso?

Con el tiempo te das cuenta: O luchas por el feminismo, o estás del lado de los machistas. O buscas la igualdad de derechos y oportunidades para hombres y mujeres o estás apoyando pasivamente un sistema que nos culpa, nos manipula y nos hace conformarnos porque "el mundo y los hombres son así". Y lo más preocupante es que la sociedad en la que vivimos nos enseña a formar parte de esa multitud pasiva que no es consciente de la opresión que ejerce sobre hombres y mujeres. Porque amigos, los varones también son víctimas del patriarcado, forzados inconscientemente a "comportarse como hombres" y a esconder sus emociones.

Desde que me di cuenta de todo esto, me propuse ser más observadora con mis propias actitudes y comentarios para no fomentar una cultura injusta, y descubrí que prácticamente todas las mujeres tenemos tan arraigados muchos de estos comportamientos que los potenciamos sin darnos cuenta. Aquí tienes diez de ellos:

- Cuando se te acerca un hombre para ligar contigo y, para que te deje tranquila, le dices que tienes novio. A menudo es la forma más sencilla de que dejen de molestarnos, pero esta frase fomenta la imagen de que las mujeres somos objetos que sólo merecen respeto cuando son propiedad de otro hombre. Por eso el "no me interesas" suele venir acompañado de un "¿Porqué, tienes novio?" de parte de este individuo. 



- Cuando te ríes o señalas a otra mujer por la ropa que lleva, especialmente si crees que no le favorece. En el caso de que la víctima de nuestra burla sea una chica con poca ropa o una mujer con sobrepeso, no sólo estás juzgando su aspecto, sino también apoyando una sociedad que quiere mujeres con cuerpos de escándalo que sean santas en sus casas pero putas en la cama. 

 
- Cuando ante una ruptura te niegas a aceptar la realidad porque "no puedes vivir sin él". Tienes derecho a echarle de menos, a hincharte a helado hasta que tus amigas te arrastren a los bares y a mirar el móvil cada cinco segundos. Pero no a afirmar que tu vida depende de su amor hacia tí. 



- Cuando le dices un amigo, un hermano, tu pareja... diciéndole "Cómo se nota que eres un hombre y no sabes hacerlo, déjame a mí". Aunque sea de broma, por picarle, es preferible que le digas "Cómo se nota que no estás acostumbrado a hacerlo". Porque muy probablemente, si es una tarea asociada tradicionalmente a las mujeres, nunca le hayan enseñado a hacerlo bien. Es mejor que le enseñes a hacerlo a que le acomodes en la idea de que las mujeres lo hacen mejor.

- Cuando juzgas a una mujer por beber, fumar o por tener varios compañeros sexuales; o por tener novio y quedar a solas con amigos varones. ¿Reaccionarías igual si fuera un hombre? Y ya ni hablemos de las "sospechas" que levanta una mujer con éxito en su empresa, y que dan a entender que una mujer no es capaz de ascender por sus propios méritos profesionales. No entres en ese juego.
 
- Cuando hablas con una mujer que no tiene intención de casarse o de tener hijos y le dices que ya llegará el momento en que cambie de idea. ¿Porqué, porque se supone que tiene que hacerlo?

- Cuando insistes en que él pague la cena, esperas que sea él quien te llame primero, o te enfadas porque no te trajo bombones en San Valentín. Si decides hacer cualquiera de estas cosas, que sea por razones personales y no porque tradicionalmente es lo que se espera de él. A tí no te va a pasar nada malo por ser quien invite, quien llame primero o quien regale flores.


 - Cuando te ríes de un hombre que se arregla o que viste de manera femenina. Estás dando a entender que merece esa burla por rebajarse al nivel de las mujeres a pesar de haber nacido hombre. Qué fuerte ¿no?

- Cuando dices "Cuidado con ésa que es una robanovios". Ahora dilo en masculino. "Robanovias". Suena raro, ¿porqué será?

- Cuando piensas que una cosplayer/nerd/youtuber/gamer es una "poser" que sólo tiene esa afición para llegar a más chicos o porque a su novio le gusta. Aplíquese lo mismo ante cualquier mujer con trabajos, estudios o hobbies tradicionalmente masculinos. 


 ¡Nos leemos!

6 comentarios:

  1. Me ha encantando tu entrada. Sinceramente creo que que tienes toda la razón. Llevo ya mucho tiempo aplicando casi todos los puntos que has mencionado, como has dicho: una vez que te das cuenta y te paras a pensar, todo parece tan obvio que alucinas cada vez que alguien dice que "eso no pasa" o "no es para tanto".

    Sin embargo, hay cosas que has mencionado de las que nunca me había dado cuenta, como lo de "robanivios-robanovias". Lo cierto es que nunca he usado esa expresión, ni para unos ni para otras, y tampoco es que viva en un contexto en el que se utilice mucho, pero alguna vez sí que la he oido y nunca me había parado a pensar en ello, pero ahora que lo dices, tienes razón.

    Una entrada muy interesante ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Estoy de acuerdo, una vez eres consciente de esa realidad te asombra (y hasta ofende) cuando alguien le resta importancia. Ocurre con las desigualdades por sexo, con el racismo, con el movimiento LGTB...

      Yo tampoco he tenido que escuchar mucho lo de "robanovios" en mi entorno cercano, pero sí que se ve estereotipado en programas de televisión y en algunos comentarios que se leen por Internet X_x

      Eliminar
  2. IDAIRA: ¡Un aplauso muy grande por esta entrada! Me he sentido especialmente identificada con la de no querer casarme ni tener hijos, he tenido que soportar comentarios absurdos a millones, y no solo comentarios, sino discusiones enteras y si lo unes al tema de la edad ya ni te cuento!! Lo peor es que aún me quedan muchos de esos comentarios estúpidos por escuchar... pero yo sigo pensando igual y nadie me va a convencer de lo que me conviene según su criterio, el mío es el que me interesa.

    ¡Gran entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Y lo más triste es que las personas que hacen/hacemos (el que esté libre de pecado...) estos comentarios a menudo no son conscientes del trasfondo de los mismos ni del daño que hacen.

      Eliminar
  3. Una buena guía, totalmente la aplico, pero además la voy a compartir, que hace falta. en mi país es de lo más normal burlarse de un varón por hacer cualquier cosa femenina y me enerva esa maldita afición de ridiculizar las características que el mismo maldito patriarcado quiso asociar con las mujeres en un primer lugar, caramba, yo no pedí nacer en una sociedad en donde se cree que por mis genitales tengo que dedicarme a específicas labores, trabajos y usar cierta ropa, y no veo por qué deba sentirme halagada o avergonzada por hacer o dejar de hacer éstas acciones.

    Buenísima tu entrada como siempre~ Soy tu flannn~~
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, ¡gracias a tí por comentar! Creo que es algo que ocurre, en mayor o menor medida, en todo el mundo. Por eso precisamente tenemosque ser conscientes nosotras mismas de cómo es esa realidad y de cómo debería serlo si fuera una sociedad más justa. Con eso, educaremos a nuestros amigos, familiares e hijos para poder llegar a la igualdad que tanto nos falta

      Un abrazo ^^

      Eliminar