sábado, 10 de enero de 2015

Rest in Power

 
Hace unas semanas saltó a los medios la noticia de que Leelah Alcorn, una adolescente transgénero de EEUU, se quitó la vida después de dejar una nota de suicidio en su Tumblr. En esta carta culpa al rechazo de sus padres hacia su identidad de género y cuenta cómo estuvo obligada durante toda su vida a acudir a terapias organizadas por la iglesia evangelista que no hacían sino culpabilizarla y acentuar su depresión. Leelah afirmó también en este mensaje que desde los cuatro años sabe que es una chica atrapada en un cuerpo de chico, y que la frustración por no poder iniciar el proceso de transición cuanto antes era enorme.

Su carta termina diciendo: "La única manera en la que yo podré descansar en paz será si algún día las personas transgéneros no son tratadas como lo fui yo, si algún día son consideradas personas de verdad, con derechos humanos y sentimientos reales. Cuanto antes se enseñe sobre género en las escuelas será mejor. Mi muerte tiene que significar algo, tiene que ser contabilizada en el número de personas transgénero que cometieron suicidio este año. Quiero que alguien mire ese número y dija "Esto está jodido" y lo arregle. Arreglen la sociedad. Por favor."

Leelah tenía sólo 17 años y había nacido con el nombre de Joshua Ryan. No sólo no fue aceptada por sus padres como una hija durante su vida, sino que probablemente  en su tumba aparezca el nombre de un chico, con el que no se identificaba, y haya sido enterrada vistiendo un traje masculino. Sus padres querían tanto a su hijo Joshua que con su incomprensión mataron a Leelah.


 Lo más escalofriante de este caso es que Leelah no es la única persona que ha tenido que sufrir este tipo de discriminación en su propio hogar. Todos los días se cometen crímenes contra homosexuales o transexuales, todos los días miles de personas que no se identifican con los géneros binarios son ridiculizadas y dadas de lado por su entorno, todos los días alguien decide que lo suyo es una enfermedad que debe curarse o, peor aún, erradicarse del todo a través del suicidio. Y todo esto por culpa de una sociedad incapaz de comprender que el hecho de que una persona sea transgénero, asexual, gay o bisexual es una característica más de la persona, como tener el pelo castaño o los ojos verdes. La cuestión es que estamos hablando de la misma sociedad que dispara a un niño porque su piel es negra y es "un peligro potencial" o que toma por inculto a cualquier latinoamericano. 



 Siempre he dicho que una de las cosas que más interesantes me parecen del Lolita, y una de las que me hace sentir más a gusto, es que no tiene género. Se trata de buscar la belleza sin importar qué forma tenga el cuerpo de quien lo vista. Quizás por eso nunca me ha gustado el término Brolita ni B-Lolita, considero que un chico y una chica pueden ser Lolita por igual y que es una diferenciación innecesaria, pero mientras haya respeto y comprensión por ambas partes no es algo a lo que le de demasiada importancia. Pero sí que me da pena que fuera de las fronteras Lolita sea difícil encontrar una comunidad tan respetuosa con las personas trasgénero, y creo que es algo que debemos cuidar. Si una persona sufre por una característica personal que no puede cambiar, como su tendencia sexual o de género, necesita sentirse aceptada y querida. Queridas lolitas, si podemos hacer esto por alguien, valorando igual a una chica que a un chico que viste ropa lolita, kodona o dandy, quizás estemos haciendo que otra persona valore un poco más su vida. Un día más sin que piense en suicidarse porque, por fin, ha encontrado una comunidad en la que es aceptado/a.  




Todavía queda tiempo antes de que en los formularios se incluya la opción "Otros" en el punto de "Género", o incluso que se cambie totalmente por "Sexo"; todavía hay un largo camino antes de que una chica no se asuste porque haya un hombre en el cuarto de baño de señoras o de que un chico que haya nacido con el cuerpo de una mujer se sienta intimidado al tener que elegir a qué servicio entra. Todavía queda mucho tiempo antes de que alguien no se plantee "¿Es un hombre o una mujer?" cuando ven a un transexual, o que las mamás y papás no se ofendan porque un extraño confunda el sexo de su bebé. Pero si mientras tanto podemos hacer algo al respecto, ya será un escalón que hayamos subido en el camino de la aceptación de las personas del colectivo LGTBQ.


8 comentarios:

  1. Tan cierto, Joven Lawi u_u
    Hace poco en una reunión vi a una chica con un vestido lindísimo, me acerqué a otra y le dije "¿Ves el vestido de esa chica? Es precioso, ojalá y pueda comprarlo yo también." a lo que ella respondió "¿Quién? Ah, pero es que él es b-lolita." La verdad no encontré razón del comentario, así que dije "Quizás debería preguntárselo directamente y no a ti, pero, ¿sabes qué pronombres le gusta que usen?", "Ah, pues 'ella' ", "Entonces, es una chica, no b-lolita, sólo una chica".

    Realmente se quedó conmigo esa anécdota. ¿Cuál era el maldito afán de "hacerme saber" que era un "chico"? ¿Era realmente necesario decirme "qué" era?

    Pero igual me lo tomo con calma, porque estoy consciente de que yo tardé un montón en hacer diferencia, respeto y consciencia de la situación de las personas transgénero. De aceptar que no sé nada del mundo y la mejor actitud es dejarme instruir por las personas que lo viven propiamente.

    Qué bueno que toques estos temas, que hacen falta~

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir esta anécdota, realmente ilustra mucho lo que quise decir. Aunque a todos nos cuesta ser conscientes de esa situación y comportarnos en consecuencia, como bien dices es cuestión de tener humildad y respeto, y aprender de quienes pueden enseñarte de verdad que, a fin de cuentas, no son diferentes como pensábamos al principio.

      Es un alivio saber que hay personas que tienen la misma mentalidad que tienes tú, porque habrá quien aprenda de tí y, poco a poco y como un dominó, la sociedad se de cuenta de que no importa la forma del cuerpo de cada uno, ni si nacieron con unos genitales o con otros, sino lo que son de verdad.

      Gracias de nuevo por tu comentario, de verdad ♥

      Eliminar
  2. Me puse muy triste al leerlo. Muy, muy triste. Y a la vez, ver que había tanto apoyo a la causa en tumblr, que saltaba a todas las redes, fue como un rayito de esperanza.

    Por desgracia, sigue habiendo muchos casos como el de Leelah, sí, pero todos tenemos en nuestra mano evitar que estas barbaridades sigan ocurriendo ♥

    Y vaya, lo has vuelto a conseguir, me has tenido con los ojos pegaditos a la pantalla, bebiendome tus palabras. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentí lo mismo que tú, una vida humana está por encima de todo, pero si esa persona decide quitársela que, al menos, sirva para algo. Ojalá la noticia hubiera llegado mejor a los medios, Google News daba más resultados si buscabas por "Joshua Alcorn" que por "Leelah Alcorn".

      Gracias por tu comentario y por tus palabras tan amables ^/////^ Siento que no las merezco pero que, por otra parte, me animan a seguir mejorando.

      Eliminar
  3. A mí me fastidia sobremanera la pregunta de "pero es chico o chica?" ¿Qué necesidad tiene alguien de saber éso? que es ¿para juzgarle según los estereotipos de género que se nos imponen? Me encantó la anécdota de Hana, preguntar con qué pronombre prefiere que se dirijan a alguien es algo que NO NOS CUESTA NADA, 5 segundos si acaso, y es un gesto que para ésa persona puede ser un detalle MUY IMPORTANTE. Y con respecto a lo de Leelah, reitero lo que dije en tu estado de FB: Si no vas a ser capaz de querer y respetar a tus hijos como se merecen, sin condiciones, no los tengas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que existe gente que piensa como tú, Dahlia *_*

      Eliminar
  4. He encontrado este post luego de haber pasado un largo tiempo sin entrar... y tan sólo puedo estar a tu favor con las palabras que has escrito y alegrarme con saber que hay personas como tú en este mundo. Ojalá llegue el día, en que todos los humanos sean tratados como humanos, sin diferencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo pienso yo. Y leyendo los comentarios de este post tengo un poco más de fe en ese futuro en el que no existan las diferencias ♥

      Eliminar