miércoles, 11 de junio de 2014

Lolita y saludable. Parte III

¡Hola!




Éste será el último post de la serie sobre el Lolita y una alimentación sana. Tienes la primera parte aquí y la segunda aquí.  En este artículo me voy a centrar básicamente en ideas y sugerencias para que la comida típica de una Tea Party sea un poco más sana. Pero sólo un poco, ¿eh? Que uno no va a merendar con sus amig@s para estar vigilando lo que come, sino para divertirse y probar cosas ricas ^___^

- : ¡Poco voy a decir de algo tan sano como el té~!

- Batidos: Prueba a hacer tus propios batidos, en vez de comprarlos ya envasados. No sólo son más sanos, sino que puedes probar diferentes combinaciones con la fruta de temporada. En vez de azúcar, prueba a echar un yogur natural edulcorado, lo endulzará y le dará una textura más cremosa, es preferible al azúcar blanco. Mi favorito es el batido de fresa y plátano :D

- Helados: En Internet hay muchas recetas para prepararte tus propios helados. O si te sobra batido, puedes congelarlo en un molde de polos y disfrutarlo después, fresquito, fresquito.

- Sándwiches: Queso blanco, pavo, jamón cocido, ¡e incluso hummus! Hay muchísimas combinaciones que no sólo son sanas, sino que además te dan mucho juego a la hora de preparar diferentes bocaditos. Si sientes que quedan sosos, prueba a prepararlos con pan de semillas y cinco cereales.

- Chocolate: Se puede vivir sin tanto chocolate, de verdad. Cuanto más negro sea, más sano resulta, y tiene muchas propiedades buenas para tu cuerpo y tu mente. El problema es cuando está combinado con otros ingredientes o demasiado industrializado, por decirlo de alguna manera. El chocolate es bueno si es buen chocolate.

- Piezas de fruta: Corta varias piezas de fruta, diferentes, y colócalas en un pinchito. Hay algunas frutas que, además, puedes servirte de un cortador o de un molde para darle formas bonitas ♥ También puedes ofrecer la fruta troceada en una bandeja creando un dibujo o un paisaje; o incluso colocar cerca un bol de chocolate fundido en el que endulzarlas aún más.


- Hamburguesas: Las hamburguesas vegetarianas no son la respuesta a todo, pero normalmente son más ligeras y sanas, y con menos calorías, que las hamburguesas de carne. Una receta que me gusta mucho incluye pan de hamburguesa integral, un poco de mayonesa, hamburguesa vegetariana y ensalada de col.

-Si estás organizando una Tea Party temática, asegúrate de encontrar las frutas o verduras que se adaptan y servirlas tanto preparadas como crudas, si se prestan a ello. Por ejemplo, manzanas rojas que nos recuerden a la de Blancanieves para una Tea Party ambientada en los cuentos de hadas, o pasteles de calabaza para una fiesta de Halloween.



- Palomitas de maíz (o cotufas, como se les llama en mi tierra): Son uno de los snacks más sanos y mejor recibidos en una fiesta, siempre que no se impregnen te ingredientes menos sanos como el caramelo. Preparadas en casa y con un toque de sal estarán deliciosas. ¡Evita las que vienen preparadas en bolsas y listas para el microondas!

- Frutos secos: ¿A quién no le gusta al menos un tipo de fruto seco? Ofrécelos crudos sin sal y mezclados entre ellos, triunfarán.

Hasta aquí lo que puedo sugerirte. Te animo a que al próximo picnic o Tea Party al que acudas lleves a cabo alguna de estas ideas, y que tus amig@s lo disfruten <3 Y recuerda, no se trata de adelgazar ni de hacer dieta, sino de comer bien, de que prevalezca la calidad sobre la cantidad. ¡Hasta otra!

domingo, 1 de junio de 2014

Lolita y saludable. Parte II

¡Buenos días! Vuelvo con la segunda parte de mi post sobre Lolita y alimentación. Si quieres saber a qué me refiero con cada concepto y cual es mi idea con este post, lee primero la primera parte



Estoy enfocando estos posts únicamente hacia la alimentación. Es importante hacer ejercicio en la medida de tus posibilidades (ya sea dejando a un lado el coche y caminar más; o practicando algún deporte que te interese), pero creo que lo que comemos es más importante, ya que comemos de tres a cinco veces al día y hay que saber qué es lo que consumimos.

Hay dos frases que me ayudan a decidirme cuando no sé si comerme un paquete de papas fritas o uno de frutos secos, por ejemplo; o no me decido entre un batido de frutas y uno de helado:

- Eres lo que comes.
- Los productos sanos no necesitan llevar etiqueta ni anunciarse por televisión.

¿Nunca has notado que determinados alimentos y recetas te hacen sentir de un modo o de otro? A mí me ocurre que algunos embutidos grasos hacen que note mi propia piel grasa; y que hay postres que me dan dolor de barriga. Fíjate cómo reacciona tu cuerpo ante diferentes recetas y sabrás a lo que me refiero. Por otra parte, si buscamos comida sana no vamos a encontrarla en los anuncios de la televisión ni de las revistas: Esto no significa que lo que se anuncie sea nocivo, simplemente que no es TAN bueno para tí como la fruta fresca, las verduras, el arroz, el pescado, etc. y que debes andar con ojo. Todos esos productos "dietéticos" y sanos, que se anuncian como 0% grasos o bajos en calorías pueden tener trampa. Vigila bien la información nutricional de los mismos porque a veces tienen mucho azúcar o son puros hidratos de carbono que te convendrá consumir en ciertos momentos del día y no en otros, o incluso desechar dicho producto.

Vuelvo a los básicos: Consume mucha fruta y verduras, huye de los fritos y de la comida procesada. Deja de ver la comida como un premio o como un castigo, y empieza a verla como el combustible que te permite funcionar. No es necesario que alteres todos tus hábitos de consumo, pero sí que los revises y veas cómo puedes mejorarlos, porque así funcionarás mejor en todos los aspectos de tu vida. Quizás cenar pasta no es lo mejor que se te pueda ocurrir, ¿porqué no la reservas para el almuerzo y cenas algo menos pesado? Y si tienes la costumbre de no desayunar, ¿Cómo vas a rendir sin los nutrientes necesarios durante esa primera parte del día? Si son las once de la mañana y no has desayunado, es posible que lleves más de doce horas sin alimentarte.

Las cantidades y las horas son muy importantes. En la medida de lo posible, se aconseja comer cinco comidas al día. ¿Cómo? Repartiéndolas en cantidades más pequeñas que si sólo comes tres veces al día, y comiendo cada tres horas. Para una persona que desayuna a las siete de la mañana, lo ideal sería tomar un aperitivo sobre las 10 o las 11; almorzar aproximadamente a las dos de la tarde, merendar sobre las cinco y cenar a eso de las ocho; lo que le daría tiempo a digerir un poco la cena antes de irse a dormir a las diez o las once de la noche; y también garantiza que duerma entre siete y ocho horas al día. Encaja, ¿verdad? Si dividimos las raciones entre estas comidas estaremos comiendo la misma cantidad que cuando sólo hacíamos desayuno-almuerzo-cena, pasando menos hambre entre una comida y otra y, por lo tanto, caeremos menos en la tentación de comer snacks procesados industrialmente. También haremos que nuestro cuerpo no acumule grasas, que es una reacción natural que tiene cuando está muchas horas sin recibir nutrientes y "prepara" el cuerpo para sobrevivir sin saber cuándo va a volver a alimentarse.

Dicho esto, te invito a que leas el próximo (y último) post de esta serie, en el que daré algunas ideas para sustituir esas comidas que tanto nos gustan y que triunfan en las Tea Parties y en las meriendas por otras igualmente sabrosas y más sanas. Y repito, no sugiero que dejes de comer una cosa ni la otra, sino inspirarte para que aumentes las cantidades de comida sana y natural y dosifiques aquellas menos "recomendables". No olvides que no tienes que dejar de disfrutar de nada para estar sana y feliz :)