domingo, 9 de noviembre de 2014

10 cosas que me enseñó el lolita~

Como ahora mismo están emitiendo un episodio de Downton Abbey en el Reino Unido, y no puedo navegar por mis redes sociales favoritas sin llenarme de spoilers, he decidido que es el mejor momento para compartir en mi blog diez de las cosas que he aprendido después de descubrir el lolita.

1. Las cosas cotidianas pueden hacerte feliz. La belleza de un desayuno preparado con cariño, de un adorno bonito para el pelo, del sonido de la lluvia contra la ventana o de un ratito libre para pasar con las personas que más queremos está ahí, sólo hay que saber encontrarla y apreciarla.


2. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. O algo así. Es decir, por mucho que otra persona comparta tu gusto por la estética lolita y sepa comprender tu forma de vivir este movimiento, no significa que vayas a llevarte bien con ella. Si es una persona que por su carácter o sus ideas no encaja contigo, no hay forma sana de "forzar" una relación de amistad por mucho que a las dos les enamoren los mismos encajes.


3. Los edificios antiguos cuentan historias. No son sólo lugares bonitos en los que pasaron cosas más o menos importantes, son como el cascarón de las historia que allí se forjaron, de las generaciones que vivieron o trabajaron en ellos. Ver un edificio antiguo e imaginar cómo fue la vida en él y en su entorno en diferentes momentos de su historia puede tenerme soñando despierta durante horas.


4. Puedes conseguir todo lo que te propongas. En el lolita veo el ejemplo en mí misma, cuando me pongo un Emily Temple Cute y lo combino con un bolso de Innocent World y unos zapatos de Bodyline. ¿Quién me iba a decir a mí hace cuatro o cinco años que podría tener prendas de marcas dedicadas al lolita, y no sólo offbrand, handmade y alguna que otra réplica? 



5. La pasión por los dramas de época (period drama) y la literatura ambientada en el siglo XIX. Que nadie me quite a Jane Austen o a Charles Dickens, y que me dejen ver mis películas y series de televisión de época favoritas. Gracias.



6. Hacer mis propios complementos. Y esta afición, que descubrí por no encontrar accesorios que se adaptaran a algunos de mis conjuntos lolita, me llevó a crear hace más de dos años El Taller de los Ciervos.


7. Cuidar los detalles: Un vestido lolita es muy bonito. Sobre todo cuando está puesto y se utiliza un petticoat debajo. Pero no hay nada comparable a un conjunto lolita bien coordinado, con sus medias/calcetines, unos complementos apropiados y el maquillaje y el peinado que mejor le siente a la persona que lo luce. Cuidar ese tipo de detalles es algo que uno aprende a aplicar a su vida diaria, haciendo que estemos más satisfechos con nuestra imagen personal, que aprendamos a hacer regalos más personales o que nos fijemos mejor en la calidad de la camiseta que estamos pensando comprar.



8. Quererme y aceptarme. El lolita no tiene género, y esto es algo en lo que creo firmemente. Por mucho que por comodidad hablemos de las lolitas en femenino, es una subcultura que lleva relacionada una estética que no está dirigida específicamente a hombres ni a mujeres, sino a personas. De cualquiér género e identidad sexual. Si yo me pusiera un atrevido conjunto de ropa femenina del Bershka, posiblemente no me sentiría cómoda en mi propia piel, empezaría la disforia y todo lo que conlleva. Pero con el lolita puedo expresar mi lado femenino sin sentir que estoy traicionando a mi "yo" masculino, porque no llevo ropa para chicas. Llevo ropa femenina que está diseñada para que la luzca quien lo desee, sin condiciones. 



9. La edad no importa: Una persona no es más madura por haber nacido antes que otra. Ni al contrario. Y que tu rango de edad sea similar al de un grupo de lolitas no hará que te entiendas mejor con ellas que con la que tiene cinco años más o menos. La edad no importa, importa la conexión que tienes con esa persona a nivel emocional, personal o incluso profesional.


10. Hay que ser un poco egoísta. No, no me imagines quitándole un caramelo a un niño. A lo que me refiero es a que si no intentamos hacernos felices primero a nosotros mismos, no vamos a poder ayudar a los demás a alcanzar la felicidad. Si estamos tristes, estresados, agobiados o heridos tenemos que centrarnos primero en salir del pozo sin miedo a pedir ayuda. Y si estamos estupendamente pero una persona cercana (o no tanto) nos desestabiliza, tenemos que tomar medidas por nuestro propio bien, porque en caso contrario el resultado será que habrá dos personas desequilibradas en vez de una. A menor escala, es importante mimarse de vez en cuando con una deliciosa merienda, un baño caliente o una sesión de cuidado corporal.


9 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada Lawi <3 leer tus publicaciones siempre es una maravilla y más cuanto estás totalmente de acuerdo con los 10 puntos. El Lolita es maravilloso y nos aporta cosas maravillosas y, en cierto modo, nos hace mejores.
    Gracias por dejar que disfrutemos de entradas como esta^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cande *____* Me hace mucha ilusión que te guste, además eres una de las personas que me siento afortunada de haber conocido gracias a el Lolita ^^

      Eliminar
    2. Gracias Lawi^^ me hace mucha ilusión leer tu comentario, porque tú también eres una persona que el Lolita me ha dado el gran placer de conocer ^^

      Eliminar
  2. Creo que todos, a nuestra manera, aprendemos a ver que la belleza está en todas partes. Y ese es uno de los detalles que me enamoran del lolita. Un lolita que para mí es un chorro de libertad y creatividad, y que muchas veces veo como describes aquí.
    Me ha encantado esta entrada <3
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la creatividad que desprende no se puede negar, ni se puede limitar a un sólo aspecto del lolita ♥♥♥

      Eliminar
  3. Lawi ¿puedo hacerte una pregunta? Quiero escribir algo para MLS sobre el lifestyle, que poco a poco pierde terreno ante el fashionstyle (que igual no tiene nada de malo). Algunos de los puntos que tocas en esta entrada (el disfrutar de los detalles etc) entran en esa zona ¿tú qué opinas? ¿Es verdad que se está perdiendo? ¿Por qué permanecer leal a esta clase de valores? ¡Muchas gracias por tu respuesta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que se esté perdiendo dentro de las lolitas que llevamos algunos años, pero quizás si que falta que se difundan un poquito y que las lolitas nuevas puedan compartirlos. Cuando leo los comentarios que me dejan aquí en el blog veo que no se están perdiendo para nada, es sólo que falta compartirlos... Y que se le da más difusión al fashionstyle y, tristemente, al drama. Creo que antes, cuando los foros estaban de moda, el "drama" se cortaba si los moderadores hacían bien su trabajo, y el espacio que quedaba para el debate propiciaba que se comunicaran un poco más estos detalles del lifestyle.

      Eliminar
  4. De acuerdo contigo, totalmente. Sobretodo me gustó la parte de lograr lo que te propones, lo de la atención a los detalles y lo del egoísmo. Yo estoy empezando así que sigo en la fase de conseguir complementos y no tener sino para Bodyline y uno que otro offbrand. Pero ¡ah! He logrado muchas cosas que el año pasado me hubieran parecido imposibles. Lo de la atención a los detalles lo he notado mucho más ultimamente. Mis amigas me dicen que combino muy bien y que siempre me veo bonita y eso es impresionante porque no me doy cuenta de lo bien que me arreglo. Y respecto al egoísmo hace tiempo que aprendí que uno tiene que darse prioridad a sí mismo y que el encargado de tu felicidad eres tú y nadie más. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A mí me pasó lo mismo! Y descubres que hasta con unos vaqueros y una camiseta puedes arreglarte un poco y darle un toque original a tu look. Y como tú dices, no te das cuenta, Es una sensación genial :D

      Eliminar