martes, 12 de agosto de 2014

Hay que seguir


Escribo este post unas horas después de enterarme del fallecimiento de Robin Williams. Ese actor que nos hizo reír y llorar, el payaso de la sonrisa triste, el eterno optimista que estaba enganchado al alcohol. Siempre es dramático perder a una persona de tanta capacidad y habilidad, pero cuando se trata de un cómico tiene un toque aún más amargo. 

Esta mañana me desperté para encontrarme una actualización en Lolita in Wonderland recordándonos a todos que hay que celebrar las cosas bonitas de la vida. Y no pude dejar de ver cierta coherencia entre ese mensaje y una de las tantas enseñanzas de Robin Williams en sus películas, a la vez que el contraste entre una noticia tan triste y un mensaje tan positivo. Sigo navegando por las redes sociales y, entre lamentos por la pérdida de un actor que fue un ídolo para muchos de mi generación, me encuentro teléfonos de ayuda a la depresión. Entre la pena, todavía hay quien saca fuerzas para decirte "Si crees que podrías acabar como él, llama a este número y déjate ayudar". Incluso en medio de esta sensación de luto por alguien a quien no conocimos en persona se escuchan los mensajes de ánimo y de concienciación. 

 
Hace tiempo escribí un post acerca del Lolita y los trastornos psicológicos. No es mi intención repetir lo que ya expresé ahí, pero sí volver sobre una idea: El lolita busca la belleza, la felicidad, lo bonito entre lo oscuro. 
Las lolitas somos personas que tenemos problemas como cualquier otro hijo de vecino, pero sabemos ver más allá, sabemos valorar un regalo hecho a mano, un dibujo emotivo que nos encontramos en una red social o una melodía que nos inspira. Sabemos encontrar la belleza en el día a día, darnos un momento de tranquilidad entre el estrés de la vida cotidiana para reencontrarnos a nosotras mismas. A veces lo olvidamos, pero somos princesas en el asfalto.  Si nos rebelamos contra lo que la sociedad nos impone, ¿porqué no rebelarnos también contra la tristeza colectiva? Esto no nos hace ser inconscientes ni irresponsables, sino que nos convierte en personas optimistas que siempre vamos a saber encontrar la parte positiva en una historia triste.

Hay que seguir, aunque cueste. Por la poesía, el romance y el amor.


4 comentarios:

  1. "La muerte no es el enemigo, caballeros."

    De verdad lo creía.

    DEP. Se te recordará como un grande.

    ResponderEliminar
  2. Un mensaje precioso el que has transmitido en esta entrada.
    Sin duda la muerte de este actor ha sido un gran palo para todos los que somos sus fans, pero siempre le recordaremos con cariño.
    Descansa en paz, Robin Williams.

    ResponderEliminar