domingo, 20 de octubre de 2013

~Querida yo



Querida yo de hace 15 años...

Sé que cuentas los años para acabar el colegio. Cuentas hasta los dieciocho, aunque aún piensas que entrarás en las generaciones que estudiaron  BUP, pero te tocará hacer la ESO y bachillerato. Sin embargo ya estás cansada de estar ahí, te cansa la gente y estás harta de que haya un grupito que te ridiculice y se burle de ti: Tranquila, en cuatro o cinco años se irán y empezarás a ser feliz en el colegio. Conocerás a más gente y tendrás, por primera vez, una pequeña pandilla. ¡Incluso te irás de vacaciones con ellas cuando termines bachillerato!

Sé que quieres tener 16 años: Siempre te pareció la edad perfecta. Es la edad que tienen las chicas de tus series de televisión, y la que has decidido que tiene tu muñeca Skipper, ésa del peto de pana verde. Y cuando los cumplas empezarás a tener una libertad que no conocías, pero también la responsabilidad que implica tenerla, y empezarás a crecer de verdad. Los 16 años no son tan perfectos como imaginas, pero es verdad que son el comienzo de unos años maravillosos, que durarán hasta los 20 ó los 21. Después, querida yo, te enfrentarás a la peor época de tu vida. Estarás sola y tendrás que lidiar con una incipiente enoclofobia y un trastorno de ansiedad que te acompañarán, con mayor o menor intensidad, incluso hasta el momento en que te escribo esta carta. Pero como digo siempre ahora, a mis 25 años, todo tiene su época. Una mala racha tiene que acabar por finalizar en cualquier momento, y ésta no fue para menos. 

Querida yo, tendrás que aprender a vivir con las cicatrices de lo que serán esos años tan complicados. Tendrás que aprender a navegar (en sentido figurado) y sé que lo harás lo mejor posible, ya que incluso aunque no lo parezca vas a ir viendo los resultados. ¡Y te preguntarás cómo es que no tomaste ciertas medidas antes! Y verás que se puede aprender a ser feliz de nuevo si se tiene un poquito de fe en tí misma y en quienes te rodean.

Descubrirás que te gustan los chicos... y después te darás cuenta de que también te gustan las chicas. Y dentro de varios años, cuando tengas veintipocos, aprenderás que esa sensación que has tenido siempre de no ser del todo una niña y de querer haber nacido como un niño, y que te identifiques con personajes de ficción como Pippi Calzaslargas o George (Georgina) Kirrin, de aspecto y comportamiento tomboy, tiene una explicación. Sé que pasarás muchos años preguntándote porqué no puedes llevar pantalón con el uniforme del colegio, o porqué quieres ser un niño pero te gusta jugar con muñecas. Odiarás los vestidos, salvo dos o tres que te son muy queridos, y seguirás pensando que hay algo que no te hace como tus compañeras de clase.  Con el tiempo, querida yo, leerás acerca del bigénero, y todo tendrá sentido, aunque no te atrevas a publicarlo directamente. 

Para terminar, te diré que acabarás estudiando Periodismo, y amando (con sus más y sus menos), esta profesión. Sé que ahora, con diez años, te encanta escribir cuentos, y que no concibes la vida sin libros. Pues de algo servirá, porque tus pasos te llevarán al mundo de la prensa, especialmente escrita.


Con cariño,

Yo


14 comentarios:

  1. Que lindo, la verdad es que creo que muchas cosas hubiesen sido más fáciles si nos pudiésemos auto-enviar cartas al pasado, me diría muuchas cosas, tal vez me anime a hacer una entrada como ésta ^^'''

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^___^ Son pensamientos de esos que se me vienen a la cabeza cuando estoy quedándome dormida, y lo plasmé en un post ^^

      Eliminar
  2. IDAIRA: Qué bonito <3

    ResponderEliminar
  3. Que bonito LaWi, he terminado llorando. Que ganas de ir corriendo y abrazar a esa preciosa niña de 10 años <3

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito, desde una perspectiva eterna se siente bien leer como no hay remordimientos en esa carta, no hay "no lo hagas, aléjate de eso" sino "tú puedes, estoy segura, porque aquí estamos".
    Deja un sentimiento bien bonito tu entrada u///u
    Saludos~!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, gracias, la verdad es que la escribí tal y como fue saliendo, pero tienes razón :D ¡Eso me da muchos ánimos!

      Eliminar
  5. Simplemente hermoso. Ya te sigo preciosa :D saludos.

    ResponderEliminar
  6. Ay la leche! qué lagrimones! la entrada desprende ese comportamiento típico de las "hermanas mayores" que intentan transmitir tranquilidad, confianza en uno mismo, comprensión y esa sensación de sonreir a la otra persona alentándola a que viva su vida sin pensar en que lo que hace está bien o mal para los demás, sino que viva su vida y aprenda de errores y de aciertos y además se encuentre a una misma por el camino.
    Lagrimones como puños :_D

    ResponderEliminar
  7. Qué precioso texto, Lawi. Todos deberíamos hacer una reflexión así alguna vez en la vida para ver a dónde nos ha llevado el devenir de las cosas <3

    ResponderEliminar