miércoles, 9 de octubre de 2013

Carta al director de El Mundo



 Me siento en la obligación, como periodista y como Lolita, de responder ante el "reportaje" publicado recientemente en uno de sus suplementos. He decidido hacerlo a través de una Carta al Director, que sé que no será publicada porque excede las veinte líneas (¿y cómo podría desarrollar yo este tema en menos de veinte líneas?) y porque dicho periódico no accostumbra a publicar críticas a sus propios contenidos. Cabe destacar que no he conseguido encontrar un Defensor del Lector en este periódico.

La comparto aquí.

Sr. Director:

No consigo comprender cómo un medio de comunicación tan grande como es El Mundo ha podido publicar un reportaje como el que pude leer en uno de sus suplementos dedicado a la moda Lolita. Debe tratarse de una broma de mal gusto por parte de la autora, ya que jamás había leído un reportaje tan equivocado y poco profesional sobre el Lolita como al que hago referencia. No puedo evitar preguntarme cuáles han sido sus  fuentes de información, ya que mezcla cosas tan dispares como un fetiche sexual, un disfraz  y una moda alternativa. Para empezar, confunde el Lolita (una subcultura de origen japonés que rescata la estética de siglos pasados desde el prisma de la cultura pop actual, y que abarca no sólo una estética, sino también una tendencia artística creciente) con un fetiche sexual conocido como lolicon y relacionado con la pedofilia. También se confunde con el cosplay, un hobby habitual en muchos eventos dedicados a la cultura del cómic y del cine que consiste en caracterizarse como un personaje de ficción e interpretarlo, y que no tiene absolutamente nada que ver con el Lolita. Por si no fuera suficiente, se insinúa que una persona que se identifique con el Lolita es una persona débil y con problemas psiquiátricos. 

Después de estas anotaciones, me pregunto. ¿Cuáles fueron las fuentes de información de la autora?  ¿Dónde está el contraste? ¿Dónde el interés y el compromiso en ofrecer una información objetiva y veraz? ¿Cómo puedo fiarme de las informaciones sobre política, economía o sucesos que se publican en El Mundo después de leer semejante reportaje en una cuestión de menor gravedad?

 Lolita in Wonderland, la comunidad Lolita española, cuenta con más de 2400 fans en su página de Facebook, delegaciones por todo el país y numerosos eventos culturales a sus espaldas, además de estar celebrando actualmente su séptimo aniversario.  Como periodista y miembro de esta comunidad, considero que debe rectificarse la información publicada en dicho reportaje. Se trata de la dignidad de cientos de personas, a las que se ha tachado de pederastas y mentalmente débiles sólo por atreverse a vestir con un estilo diferente al que marcan los escaparates de las grandes marcas y por amar el arte, la Historia, la literatura o la filosofía, entre otras ramas del conocimiento fuertemente ligadas a la cultura Lolita.

Laura Martín

8 comentarios:

  1. Compartido. Por si no te la publican en el periódico, que por lo menos se pueda leer. Gracias guapa.

    ResponderEliminar
  2. Genial carta al director.
    Muy contundente y clara, me ha gustado mucho y estoy totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá te la publicasen, porque nos lo deben después de la aberración que escribieron, yo creo _ _

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dudo tanto... Pero al menos aquí está.

      Eliminar
  4. No soy española, y aqui en Venezuela estamos lejos de aparecer en los periódicos, principalmente porque somos pocas en la comunidad de El Palacio de las Orquideas. Pero me parece absurdo que alguien haga reportajes sin informarse sobre el tema, bueno, ya ni modo, hoy en día se consigue tanta información que es muy dificil no conocer algo, solo la flojera es capaz de nublar el conocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. " hoy en día se consigue tanta información que es muy dificil no conocer algo, solo la flojera es capaz de nublar el conocimiento."

      Tienes más razón que un santo con esa frase. *aplaude*

      Eliminar