sábado, 25 de mayo de 2013

~Rebeldía

Piensas que quieres ser tu misma, pero tienes miedo al aislamiento.
Gritas que quieres ser libre, pero te conformas con seguir lo convenido.
Cuando te elogian por algo te sientes feliz por eso, ¿estás realmente satisfecha?
Chicas que usan Vivienne Westwood pero ni siquiera saben quienes fueron los Sex Pistols.
Incluso usando un buzo. Una princesa es una princesa.
Mis reglas Lolitas son mías.
Así que tú eres la única que puede encontrar sus propias reglas.
Mi Dios y tu Dios son diferentes.
Hay ángeles que usan elegantes vestidos y tocan el tamborilete,
pero también hay ángeles que usan armaduras y portan espadas y su trabajo es luchar.

Novala Takemoto



Enciende la tele un día cualquiera y haz un repaso por todos los canales. ¿En cuántos has visto sangre? ¿Noticias sobre la guerra, asesinatos o secuestros? ¿En cuántos has visto películas de acción con cuchillos y explosiones, con chicas con cuerpos "diez" como protagonistas? ¿Y la sexualización de las mujeres y los hombres? ¿No está acaso presente en casi todas las producciones televisivas que nos entretienen, desde la comedia hasta el drama? 

Ahora sal a la calle. Verás escaparates, copiándose unos a otros, verás jóvenes que no saben que hacer con su futuro y personas adultas que no saben qué han hecho con su pasado. A veces parece que la gente de tu edad se conforma con seguir al rebaño, con esperar lo que esperan sus amigos, con miedo a destacar en algo por lo que no se vayan a llevar aplausos, sobresalientes y palmaditas en la espalda. 

Abre una revista de moda, una cualquiera, en el primer quiosco que encuentres en tu paseo. ¿Cuántas chicas de las que aparecen fotografiadas ahí tienen menos de una talla 90 de pecho? ¿Cuántas llevan más de una talla 36 de pantalón? Su pelo está perfecto, sus piernas dan vértigo y todas parecen mujeres de éxito. 

Irreales.

Y todavía hay gente que se sorprende de que el Lolita sea rebeldía. Y lo es, es rebeldía; es afirmación de lo que una misma es, no de lo que debe aparentar ser;  es revolución: "¿Cómo va a serlo, si es una moda que te obliga a llevar la falda a la altura de las rodillas?" dicen. Y te da pena, te da lástima que no vean más que la ausencia de escote y de muslos, que piensen que así no encontrarás pareja nunca (porque claro, sin enseñar carne, ¿quién va a fijarse en tí?), que protesten porque una niña de trece años lleve el ombligo al aire y que protesten poque una joven de 19 años elija lucir un minihat y pendientes con forma de pastelitos. 

El Lolita es rebeldía porque está hecho para nosotras, para las mujeres, para las que lo visten y para las que no. Frente a un mundo patriarcal, donde incluso las propias niñas asumen que para ser felices deben tener una cintura de avispa, la piel bronceada y una buena delantera, las Lolitas nos vestimos para nosotras mismas. Nos sentimos como princesas, nos sentimos femeninas y buscamos un rincón en el que la sociedad nos permita expresarnos. Por eso el Lolita no es sólo una moda, es una subcultura, esconde toda una creación artística y literaria que se retroalimenta con los vestidos y los pololos.

"Las Lolitas son esas chicas que prefieren tomar el té antes que salir de fiesta, ¿no?" No, señor, que cada Lolita es una persona diferente a la otra, con sus gustos y sus aficiones. Pero la Lolita sí que es esa persona que sabe que no necesita salir de fiesta, ponerse un modelito atrevido y ligar para ser feliz, ni para sentirse femenina, ni para pasar la mejor noche de su vida. Es la mujer que se quiere, que se valora y que sabe que tiene mucho que ofrecer, que no se ha dejado sexualizar por la sociedad, incluso si le gusta vestir con ropa sexy cuando no viste Lolita, porque lo hace para sí misma.

 Por eso el Lolita es rebeldía, está hecho para todas las mujeres, lo vistan o no, porque es una moda que no responde a los estándares que los hombres han ido marcando a lo largo de la Historia, porque muestra a la mujer como una persona y no como la copia imperfecta del hombre que desde hace siglos se le considera, porque rompe con los esquemas de lo que se exige en el siglo XXI que sea una mujer: Responsable, atractiva, profesional, seria, una madre y una esposa. Una Lolita es todo esto, pero no necesita demostrarlo. 

No necesita demostrar su profesionalidad, su figura, su capacidad de ocuparse de sus seres queridos ni lo responsable que es, porque lo sabe, y deja que los hechos hablen por sí mismos, mientras que en la apariencia disfruta de todo lo que se supone que ya tenía que haber dejado atrás: Los vestidos pomposos, los lazos, el pelo de colores o el maquillaje de inspiración gótica. Y mientras tanto, el Lolita es ese rincón en el que se rebela contra lo establecido, contra lo más oscuro del mundo, contra lo que nos presiona a cada uno de nosotros en nuestro día a día.



(Queridos Kodonas, Aristocrat y similares, todo esto también se refiere a ustedes, que comparten con las Lolitas esta magia)

16 comentarios:

  1. esto que es yo tambien hice un articulo sobre novela ayer xDDDD jaajajajajaj me gusta me gusta *O*

    ResponderEliminar
  2. Cuantísima razón. Simplemente FELICIDADES ~ <3

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito y muy bien escrito, estoy de acuerdo ^^

    ResponderEliminar
  4. Has plasmado aquí todo lo que significa el lolita para mí. Chapó, tía.

    ResponderEliminar
  5. muy cierto. yo sigo el movimiento lolita de cerca desde hace años (lo descubrí gracias a Akane Kurosaki, autora de "Yaruki St.Cherry High School)y hasta fui kodona durante un año (aunque lo dejé porque no me satisfacía del todo...no es lo mismo el lolita que el kodona).
    lo que quiero decir es que has plasmado muy bien el sentimiento de rebeldía que conlleva esta lucha, el vestir lolita con los tiempos que corren y tal como está el patio ahí fuera.
    sin embargo, a veces me da la sensación de que en Japón el sentimiento lolita tiene otros matices. tal vez me equivoque, pero oí una vez que el ser kawaii en japón significa "darle una segunda oportunidad al mundo para ser amable", y lo de vestir como una muñequita (disculpa si te ofende la comparación) ya se estila mucho en japón, es el fetiche de los hombres, con lo que el lolita es "simplemente" una exageración de ese fetiche.
    no quiero sacar conclusiones erróneas, por eso no me he formado nunca una opinión de cómo debe ser el lolita en japón, pero me da la impresión de que más que "romper" estereotipos, en japón se "intensifica hasta el grado máximo", y ¡ojo! a lo mejor a los japoneses el lolita no les resulta atractivo y por lo tanto este movimiento sea también revolucionario... pero he visto a idols del mundo del pop colaborar con marcas como AP y Baby (Sayumi Michishige de Morning Musume, por ejemplo) y estas idols son los mayores fetiches de los hombres. con lo cual, sigo sin saber cuanto pesa la rebeldía en el movimiento lolita en japón.

    si tú supieras aclararme esta confusión que tengo te estaría muy agradecido :)

    buena entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario!

      No sabría qué decirte, porque no tengo relación con ninguna Lolita japonesa y no sé cómo se vive la moda allí. Sé que surgió como una respuesta/protesta a lo que la sociedad japonesa exigía de las mujeres, en su momento, pero no sé hasta qué ha evolucionado.

      Eliminar
  6. Precioso. Me ha encantado leer algo así.

    ResponderEliminar
  7. Un millón de aplausos por cada palabra y gracias por este texto, sin duda uno de los mejores que he leído en mucho tiempo.

    ResponderEliminar