martes, 15 de mayo de 2012

Kate Morton

Hoy  hago un huequito en mi apretada agenda (que por suerte, me dará un respiro dentro de unas semanas) porque me gustaría hablar de una escritora que, con sólo tres novelas, ya se ha convertido en una de mis autoras favoritas.

Nacida en Australia en 1976, Kate Morton es una de las escritoras que más éxito está cosechando en estos últimos años, a pesar de tener publicadas sólo tres novelas: La casa de Riverton, El jardín olvidado y Las horas distantes, todas disponibles en España traducidas al castellano.

¿No es maravilloso el diseño de la portada?
¿Qué tienen de especial estos libros y porqué me gustan tanto? Para empezar, los tres son un viaje hacia el pasado, hacia los recuerdos, y hacia las consecuencias que tienen en la actualidad acontecimientos, históricos o domésticos, que ocurrieron décadas atrás. Las tres historias se narran en diferentes líneas temporales, creando varias historias relacionadas entre sí, y aunque durante toda la novela se destapan detalles importantes, el misterio no termina de resolverse hasta el final. Si bien su primera novela, La casa de Riverton, es algo más sencilla, con las otras dos me he visto sumergida en un agradable caos de fechas, personajes e historias. 


Me atrae muchísimo el interés de Morton por reflejar la vida en otras épocas, especialmente anteriores a la II Guerra Mundial. Castillos, mansiones, jardines, laberintos... También me gustaría destacar la feminidad de sus páginas, ya que sus protagonistas son mujeres, que luchan contra sus circunstancias, investigan, intentan sobrevivir en el mundo en el que les ha tocado nacer. Otro aspecto en común es el interés por la literatura que subyace en sus protagonistas y la importancia de las bibliotecas y de los procesos de documentación durante la historia, ya que se trata de un vistazo, bastante profundo, al pasado.


En conclusión, creo que son novelas apasionantes, especialmente para las personas que se sienten atraídas por otras épocas, por otros estilos de vida, cuando en Europa y Norteamérica la electricidad aún era un lujo y se vivía con la presencia constante de las guerras mundiales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario