jueves, 29 de marzo de 2012

¡Socorro...! Series: Capítulo 2

Querida lolita, te aviso: Este post está más bien dirigido a ti. Las partes en cursiva quizá prefieras hacer como si nunca hubieran sido escritas. Este post no es tan experimental, pero la serie en sí lo sigue siendo. En la eterna búsqueda del perfecto equilibrio entre chicha y humor llevo ya 9000+ cafés, que me patrocine Café Carioca. Hoy tengo pinta de escribir lo que me apetezca. Esto de escribir en plan ensayo autoayudista no está tan mal, empiezo a comprender cómo hay gente que gana dinero escribiendo estas tonterías…

Entradas anteriores:
Capítulo 1 - La gran noticia


Introduciendo el estilo
(El chiste es más obvio que el de las rimas con cinco)

Desde luego, los artículos de este tal Fude o Kode me han convencido. ¡Qué bien escribe! Voy a buscar cosas sobre el Lolita en el Google. […]
¡…OMG cuántos colores! ¡Cuántos nombres! ¡Cuánto print, cuánto petti, cuánto pololo, cuánto Pretty, Sugar, Aristocrat, JSK, Hearts, Sweet, Alice, OP, Cute, Shirring, Classic, Candy, Rose, Elegant, Starry Sky Caramel Coated Strawberry Fantasy Whatthef*ck! Tengo hambre…

Esto es más o menos una radiografía del esquema mental de toda pareja hija-de-vecino cuando intenta sumergirse en el mundo tan extenso del Lolita sin un guía que le oriente adecuadamente (bueno, admito que puede ser una dramatización). Para suavizar el terrible descalabro que le supone a uno encontrarse con la cruenta realidad de que tu pareja utiliza unas cuantas capas de ropa extra, en el post de hoy aunaré mis extensos conocimientos sobre prosa de calidad y psicología humana, y los convertiré en una serie de consejos prácticos para convertir a las lolis del mundo a ser mejores embajadoras de su estilo… Sí, claro. Al menos servirá (¡espero!) para que sus queridísimos novios dejen de poner esa cara de Psyduck.
(O sea, que podrían dejar de leer esto e irse a hacer algo igualmente productivo, como ir a ver crecer la hierba, o esperar que tu ciudad de Lego se monte sola).


Consejo 1: Busca un estilo Lolita que le interese, que le llame la atención, o en el peor de los casos, que no le disguste demasiado.
(Estos no son los prints que estás buscando).

No importa que seas más Sweet que una cesta de picnic con un mantelito a cuadros y llena de cupcakes; un punto de partida muy sólido para que tu pareja comience a aprender algunos conceptos básicos es encontrar un estilo Lolita con el que él (o ella) se pueda identificar, o al menos uno que no le disguste especialmente (el cual no tiene por qué ser tu favorito, sino uno que sirva a tal fin). El concepto de belleza es muy ambiguo y varía mucho de persona a persona, así que ante diferentes percepciones existe un igual número de alternativas.

- ¿¡Cómo!?- blasfemarían algunos- ¡¡Si ni muerto me pondría una cosa de esaaaaas aarrrrgrhgrfbfhghblejfghf~!!
- ¡Respira, hombre! No se trata de que te pongas la ropa, sino de que aprendas cosas. Que todo esto es muy instructivo y divertido. Al menos te puedes reír del autor.

Al existir muchas tendencias dentro del Lolita, no debería ser demasiado difícil encontrar una contrapartida adecuada a un argumento negativo concreto. Me explico con un ejemplo: Si resulta que eres Sweet como la cesta de picnic arriba mencionada, pero a tu pareja le disgustan los dulces, los tonos pastel o lo cute en general, el presentarle algo Classic (un estilo más sobrio) podría ser una buena vía de escape. Si le gusta lo oscurote-blackero, el Gothic podría ser una estética que tienda un cabo para establecer algo de terreno común: Se trata de escoger un vehículo que potencialmente puede transformar lo que en principio es negativo en algo que no parezca tan malo, y de paso puede ayudar a combatir las observaciones del tipo “es que eso no es normal/es una cursilada/es ridículo” mediante el establecimiento de conexiones entre elementos familiares para el cónyuge con el Lolita. Si todo falla, evita las discusiones y deja claro que el Lolita tiene muchos matices y muchas cosas positivas, lo cual no debería de ser demasiado difícil, pues así es como es.
Protip: Para venderle cosas a los hombres las tablas comparativas de muchos pros y pocos contras funcionan estupendamente; casi tan bien como los aviones que vuelan a Mach-3 random en los anuncios de Gillette o el clásico “tías buenas a patadas” en los anuncios de Axe. Esas cosas les encantan a los americanos, si las usan por algo será.


Consejo 2: Enséñale algunos conceptos.
(Pero con dulzura, que te he visto mirando Closet Child y te entusiasmas bastante deprisa.)

Tal y como quedó perfectamente explicado en la radiografía de la mente del lolinovio que hice al principio de la disertación, el proceso de intentar aprender conceptos puede llegar a ser algo confuso. Para evitar la saturación de la ensalada, si ves que a tu pareja le interesa el Lolita pero no sabe por dónde empezar, es mejor explicar algunos conceptos más bien genéricos, para luego pasar a cosas más complejas. Ampliar vocabulario siempre está bien y en eso de términos de moda los hombres siempre han andado un poco pez, la historia lo certifica.
Ejemplo: Puedes hablarle de “print”, “tea party”, alguno de los sub-estilos dentro del lolita, un reportaje o un artículo escrito al respecto.
Cosas que quizá debas evitar: Conceptos o nombres demasiado específicos, como “shirring”, “inserte nombre-de-print aquí”, o todo ese fascinante idioma a base de iniciales (APJSKBTSSBIWOPAATP)

Aprovecharé para relatar aquí mi experiencia personal (y espero que algunas susceptibilidades no se sientan cosquilleadas). Lo que definitivamente empezó a hacer que me interesara con respecto al Lolita fue el humor que podía extraer del estilo, y posiblemente otras coñas más o menos cruentas a tal fin. En otras palabras, cosas como los infames Lolita Secrets.

Soy consciente de que es ésta una página que muchas lolitas repudian, y que goza de unos fines y una reputación cuestionable; qué puedo decir, solía ser un habitual en lugares igualmente reputados como los -chans. Pero lo cierto es que conmigo funcionaron (aparte de que me parecen una gran fuente de consulta para documentarse sobre lo que es –ita). En cualquier caso, aunque no me suelo enorgullecer de mi sentido del humor, debo decir que fue una de las cosas que me motivó a investigar por mi cuenta. Así que por mi parte los Secrets han servido para algo más que para criticar gratuitamente.

Con esta experiencia quiero señalar el hecho de que quizá el factor más inverosímil es el que puede “enganchar” a la pareja más incrédula a que se mueva por sí misma para aprender cosas. Experimenten con ello, ¡y buena suerte!


Consejo 3: ¡Cuida la forma en que se lo muestras!
(Con cuidado aventurarte deberás, joven padawan. El exceso de entusiasmo lleva a la ita, la ita lleva al lado oscuro).

Este consejo es bastante más subjetivo, ya que requiere un cierto conocimiento de sus cónyuges; conocimiento específico que espero que ustedes posean, y del cual yo carezco. Sin embargo puedo ofrecer una pequeña guía: Si se fracasa en los pasos anteriores, no bajen los brazos: Los diálogos pueden estar condicionados por muchos factores de mayor o menor importancia; desde el tiempo que hace ese día, hasta el humor de ambas personas.

La manera en que se aborda un tema es vital para el correcto desarrollo y comprensión del mismo. Es la forma en la que la persona recibirá el mensaje. Cuando uno comunica algo no se debe mostrar canguelo o duda: Sé natural, sonríe, conviértelo en tu cómplice, muéstraselo siempre como algo positivo que te ayuda a evolucionar, enumérale ventajas que puedas tener si las hubiera. Si tu cónyuge no se muestra receptivo, no le presiones: Espera un momento mejor, cambia de tema, respira e inténtalo mañana. Y por último, evita las sentencias y los ultimátums (“Pues si no lo aceptas me da igual, haré lo que me dé la gana” no es lo mismo que decir “Respeto que no te guste, pero espero de ti que me respetes”) de la misma forma en que evitarías una falda que te queda por la mitad del muslo: Son bombas de relojería para tu relación; es añadirte minas a tu partida de Buscaminas. Por supuesto que es importante mostrarte como una mujer fuerte y decidida, pero no quieres parecer terca y obstinada.

¡Buena suerte, esto es todo por ahora!
(Menuda muralla de texto).

Gracias por leer, y hasta la próxima entrega.
 
____________________________________________________________


Más devaneos del autor: ¡He estado ocupadillo! Debo decir que no estoy especialmente a favor de algunas de las crueldades que se vierten, ni con el tratamiento que se le dispensa a los temas tabú en páginas como Lolita Secrets; pero como dije, intento verle el lado humorístico a todo, sin preocuparme por nimiedades como la ética, moralidad o mi propia opinión.

Ahora en serio, como habitual de foros como 4chan y demás hierbas, sé que muchas de las cosas que se vierten en los mismos no son precisamente la mejor brújula de la moralidad, pero ya que existen, que al menos sirvan para algún propósito constructivo. Nunca he roto ninguna lanza a favor de éstos, y mi testimonio no será esa lanza rota, pero es que yo tengo un sentido del humor muy particular. Gracias a LaWi por prestarme sus increíbles conocimientos en Photoshop para orquestar el desastre que tenía preparado en Paint para hacer la divertida imagen con la que ilustro mi textos.

Coming Soon!
Capítulo 3
Keep Calm and go to the Tea Party
[Guía de estilo para el CAL (Caballeresco Acompañante Lolitil)]

3 comentarios:

  1. Idaira:
    Una vez más has conseguido escribir un artículo genial!!! mis tres palabras seguirán siendo divertido, inteligente y ágil (aunque tú digas que no) o si no, cómo explicas ese momento de acabar de leer la "muralla de texto" y pensar... uyyy qué ganas de leer el siguiente yaaa mismoooo!^^
    Ya te comenté alguna cosita por FB, así que no me voy a repetir demasiado, aunque sí te diré que me ha encantado lo de aconsejar directamente a las lolitas, me has recordado a mí misma descubriendo el estilo en su momento, la mala información, sustos varios y reticencia, pues tengo que admitir que lo mío no fue amor a primera vista (como le ocurrirá a muchos lolinovios) sino amor a la 6º búsqueda de información (más o menos) Me has recordado ese momento de tener paciencia y seguir buscando e informándome porque creía que realmente ahí había algo por lo que valía la pena seguir, que es un poco lo que veo que tú quieres decir sobre como mostrárselo a la pareja y si nosotras tuvimos esa paciencia con nosotras mismas, por qué no debemos tenerla con la pareja??
    Así que señor Fude... o señor Kode... cómo era? bueno, que sepa que espero impaciente su próximo escrito!!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Al leer esto del Lolita he pensado que igual te gustan mis complementos, te dejo mis blogs (el de moda y el de complementos) para que eches un vistazo y si quieres nos seguimos.

    http://cesttresjoli.blogspot.com.es/
    http://mllejolieboutique.blogspot.com.es/

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Eh Kude? Igual te gustan y te haces B-loli, porque aunque tú no lo sepas, tu yo interior sabes que ese es tu verdadero "yo".. xDDDD En fin, después de releerlo por 2ª vez, me ha encantado! xD Y esta vez lo puedo decir bien despierta! xD Y sinceramente, no sabría qué más decir aparte de todo lo que ya dijo Idaira! (es que esta chica se expresa muy bien!) Ésto es como seguir un manga, cuando lo lees se hace cortísimo y la espera infinita! Hahaha, los chistazos que te mandas.. eres un crack, todo sea dicho xD

    ResponderEliminar