jueves, 8 de marzo de 2012

¡Socorro...! Series: Capítulo 1.5

Aviso: Este post es experimental y bastante largo. Se cometerán desvaríos; se dirán tonteridas. Este post no pretende ser una guía “paso por paso” tipo autoayuda, aunque a veces suene a ello. El autor no se responsabiliza de la decepción que el lector pueda sentir al leer el texto esperando una gran panacea que le resolverá la vida y encontrándose un panfleto en su lugar. Si se siente ofendido por este texto, cómase un ajo quitándole la raíz, es muy digestivo. Me gustan los disclaimers y escribir cosas con 4 tamaños de fuente diferentes.

Entradas anteriores:
Capítulo 1 – La gran noticia

Mi novia dice que es lolita. ¿Eso se come?
(Espero que ahora no le dé por el flamenco.)

¿Lolita? Es decir, ¿como Lolita Flores? ¡Que no, machote! Tu querida novia no va a ponerse ahora un vestido de volantes (aunque algunos los tengan) y no se va a subir a un tablao flamenco a dar palmas. Antes de que se te ocurra poner mala cara o exabruptar alguna salvajada en arameo, debes saber lo siguiente: Lolita es un estilo surgido en Japón que persigue de manera natural la superación personal, el refinamiento, la excepcionalidad, el cultivo de la belleza y el sentido estético y algo que yo llamo el individualismo colectivo: El desarrollo y proliferación de individuos fuertes, que se buscan a sí mismos; independientes, pero con un fuerte sentimiento grupal y comunitario.
Y no, no me han lavado el cerebro con golosinas.

¡Pues ese estilo lleva ropa hortera, cursi e impronunciable! Cierto, pero no es el mismo tipo de hortera y cursi que Belén Esteban, ¿verdad? Hay una diferencia bastante sutil al respecto, que radica en el planteamiento de esta moda (si bien tan pomposa y anacrónica) como una alternativa a la cuadriculada estética contemporánea. Con la moda estándar se convierte a la mujer en un objeto de deseo altamente sexualizado; el Lolita, entendido tanto como moda puramente visual o como estilo de vida, persigue exactamente lo contrario: La desinstrumentalización de la mujer frente al avance implacable del sexo antes que la identidad. No me resulta difícil establecer un cierto vínculo entre la lolita moderna con, por ejemplo, las primeras sufragistas de la historia. ¿Prefieres que miren a tu novia como algo curioso y fuera de lo normal, o como a un objeto sexual?

¿400 pavos por un vestido? ¿Se le ha llenado el cerebro de azúcar? Siendo sangrantemente pragmáticos, pregúntate si quieres que la ropa, un bien de consumo hecho deliberadamente efímero y que [nos dicen] se ha de renovar por temporadas, se convierta en un método más para esclavizar a tu pareja y de paso a su bolsillo. Las modas pasan de moda; los cánones del Lolita, al estar claramente definidos, son una alternativa económica (sí sí, económica) ante el maremagnum de modas, fads, trends, y demás términos de tendencias cuya longevidad equivale a dos Telediarios. Una mujer gasta muchísimo al año en moda; si le gusta estar a la última ni te cuento: Una pasta. Sin embargo, todas estas prendas de las tiendas modennas tienen una etiqueta secreta que dice Consumir preferentemente antes de; un vestido Lolita correctamente cuidado tiene un muy alto valor de reventa, incluso de segunda o tercera mano, se llegan a revender, usadas, prendas de marcas relevantes por un 45-75% de su valor original; algo que no se puede decir de los conjuntos estándar que pasan rápidamente de temporada y que visten a la mujer con el mismo glamour al que aspira un chorizo: Todas iguales.

Qué graciosete eres, Kude. ¿Me ayudas a ligar con una loli? Ehhh, no estamos hablando de eso hoy. Si quieres te enseño una receta para un pollo que es fácil de hacer y está de bueno que tú ignoras, pero ya existe un post bastante famoso sobre eso.

¿Pero no se van a reír de ella si sale a la calle así? Yo lo haría, parece un mantel. Efectivamente, y tal como nos cuentan muchos testimonios, en algunos lugares aún ocurren estos desagradables incidentes. El primer reflejo, defensivo, visceral, es recomendarle a tu pareja que desista del Lolita. Sin embargo, harías bien en recordar que es su decisión, y intentar convencer amargamente a una persona que ha tomado una decisión meditada para que cambie de opinión supone un esfuerzo fútil que puede desembocar en inestabilidad, peleas, desencuentros e incluso la ruptura. El Lolita no es una moda pasajera (que para alguna habrá que sí, cada persona es un mundo), pero debes ser capaz de entender que si tu pareja se siente bien como lolita y se identifica con el estilo, no le harás ningún bien formando parte de la sociedad que la ignora, la malinterpreta o la discrimina. Una frase muy extendida entre la comunidad Lolita global es ¡Lucha! Si tú mismo perteneces o has pertenecido a un colectivo dado de lado por la sociedad debido a la mala prensa, la falta de información o ambas cosas, y has sido mal entendido por tu entonces pareja, por tu familia o por tus amigos, gente a la que aprecias o cercanos a ti… Entonces seguro que conoces esa sensación de tener al enemigo en casa. Créeme, tú no quieres ser ese enemigo.

Pues no me has convencido, Kude. No me gusta el Lolita. Vete a que te den té. Pues sólo me queda desearte buena suerte, porque tienes delante a una mujer resuelta, decidida y fuerte, pero no te confundas, el Lolita de por sí no es reivindicativo, ni ayudándola estás promoviendo ningún hembrismo. Mi consejo es que te tragues tu orgullo y que la apoyes, porque si no, te toca a ti convencer a una mujer resuelta, decidida y fuerte para que deje de hacer algo que le encanta. ¿De verdad quieres intentarlo?

____________________________________________________________

N. del autor y aburridos comentarios varios: Aunque un servidor siempre se ha jactado de mantenerse más neutral que Suiza ante las diferentes caras de un mismo problema, resulta inevitable pensar que para este post esté alineándome de parte del Lolita. En realidad, aunque tenga una opinión favorable sobre el movimiento Lolita en general, simplemente utilizo este estilo más tajante, más directo y menos colorido para dirigirme al público masculino. Mi idea con estos Capítulos 1 y 1.5 fue dirigir un poco la toma de contacto de forma más bien acorde con la mentalidad universal (algo generalizada, vale) de cada género: Con las mujeres uno puede ser algo más prosaico, hacer de la primera visión del Lolita algo más premeditado y sutil, mientras que con los hombres hay que ser más directos, ir al grano y abordar el problema de lleno. Aunque me gusta más el 1.5. Y ahora no protesten, adalides de cada género y del no al sexismo, porque yo avisé que intentaría englobar a la mayor parte de individuos posible, y es inevitable generalizar aunque uno no quiera.

Por otra parte, me preocupa estar aburriendo al personal con esta serie tan densa en texto o que me esté equivocando profundamente, así que agradezco sobremanera todo el feedback que sean capaces de darme; tanto bueno como malo como odio puro. Muchos gracios y hasta la próxima entrega.

Coming soon: Capítulo 2 – Sinceramente no he pensado en un título – Primeros pasos para “introducir” el Lolita en la convivencia.
O algo así. Lo mismo hablo de algo totalmente distinto. Necesito más café.

5 comentarios:

  1. Creo que pocas lolitas podrían haber definido de una forma tan general pero a la vez tan precisa el movimiento Lolita como lo acabas de hacer tú... Por todo..

    BRAVO

    BRAVO

    BRAVO!!

    PD: Yo es que me parto xDD

    ResponderEliminar
  2. "Mi consejo es que te tragues tu orgullo y que la apoyes, porque si no, te toca a ti convencer a una mujer resuelta, decidida y fuerte para que deje de hacer algo que le encanta"

    Gracias. Me hubiese gustado encontrar un comentario de este tipo años atrás u_u

    ResponderEliminar
  3. "Pues no me has convencido, Kude. No me gusta el Lolita. Vete a que te den té. Pues sólo me queda desearte buena suerte, porque tienes delante a una mujer resuelta, decidida y fuerte"

    No sabes cuánta razón tienes. Kude, siempre te he admirado [quien dice siempre dice desde que se que existes (?)] por tu forma de ser, me caes bien. Pero macho, te estás luciendo. Me parecen tan certeras y curiosas a la vez que bonitas estas entradas... De experimental nada, etás haciéndolo de P*** (una lolita no puede decir esas palabras!!) madre. En serio.

    ResponderEliminar
  4. Estoy obligando a mi joven Padawan que lea esta serie xDDDDDDDDD Me meo viva, en serio:

    ¡MINIPUNTO PARA KUDE!

    ResponderEliminar
  5. En serio, eres uno de los tíos con más chispa que he tenido el gusto de leer ^^, sigue con ésta mini saga porque tienes frases que se merecen estar en mi coleccion de "Citas celebres" de mi blog :P

    ResponderEliminar