martes, 6 de marzo de 2012

¡Socorro...! Series: Capítulo 1

AVISO: Este post sigue siendo experimental que te cagas. En un burdo intento de convertir esto en una serie de éxito, he decidido estructurar la serie. Después de cuatro cafés y dos visitas a la nevera, decidí que sería una estructura en capítulos. Una discusión con la letrina más tarde decidí algunos de los títulos. Tres días después no sé con qué intervalos la publicaré. Tras este último punto y seguido me estoy dando cuenta de que parezco un telégrafo. Pero "¡Socorro...!" definitivamente será una serie. Y tendrá capítulos.

La gran noticia
(Respira querido, no estoy embarazada.)

Así que mirando por Internet te has comprado un Bodyline. Con él empiezan, con paso más o menos seguro y alguna que otra -itada, tus andanzas con el Lolita; ¡felicidades! Te sientes mucho mejor contigo misma y todas esas cosas que les veo escribir en sus blogs. Y quieres compartirlo con todo el universo, pero...

De repente te das cuenta de que existe (existimos) un problema. Los hombres; los novios. Somos personas curiosas en este gran esquema de las cosas: Tendemos a ser conservadores, a responder que sí cariño a frases que no son ni preguntas, a no reaccionar bien con los cambios bruscos y, según ustedes les femmes, somos predecibles como el reflejo de un espejo (empiezo a sonar como un machisto resentido, WTF). Y a veces tenemos un pronto muy malo.

El primer paso para comunicarle a tu pareja de rigor que estás llevando cosas con nombres raros (¡¿Pettiqué?!) es adoptar la actitud mental adecuada. Es cierto que nuestra obligación implícita como caballeretes es ser comprensivos y complacientes con las pequeñas excentricidades de la dama, pero esta clase de cosas suelen ser incompatibles con la realidad. Es un hecho: Somos personas y no nos gusta lo desconocido, especialmente cuando es algo tan llamativo y a lo que uno no está acostumbrado a ver. Simplificando mucho, si nuestro ideal de belleza dentro de una mujer está altamente sexualizado (por norma general, recalco esto porque a partir de ahora voy a generalizar un poco), nuestro canon orbitará entre la muchacha de buen ver en bikini y la mujer hecha a sí misma con traje, misteriosa y demás historias más bien estereotípicas que pueden encontrar en cualquier película de James Bond.

Deben comprender que, dentro de la visión masculina, el ideal de belleza (tanto sexual como no sexual) se encuentra bastante centrado en estos puntos; con lo cual, la visión de algo que la lolita considera bello (este algo lleva pololos, es pomposo y refinado y no enseña cacho) no va a parecerse demasiado a nuestro concepto de belleza. Si es que somos unos simplones.

Dicho esto: Un hombre, debido a su temperamento, su educación, o simplemente porque haya tenido un día malo (que todos los tenemos), puede reaccionar de una manera un tanto negativa ante este estilo. Volveré sobre mis pasos para mencionar la actitud mental adecuada. En el capítulo 0 de esta serie hablaba sobre la comunicación y su importancia. Pues la comunicación comienza con uno mismo, pues si uno inicia un diálogo con la actitud mental más dispuesta, puede reconducir o canalizar este diálogo sin dejarse llevar por las circunstancias, concienciándose, por ejemplo, de que el cónyuge puede reaccionar mal como cualquier otra persona que se enfrenta al Lolita por primera vez en su vida.
Versión resumida: Piensa y respira antes de hablar y no dejes que tus pasiones nublen tu juicio, joven padawan.

Ya que las mujeres se vanaglorian (no sin cierta razón) de pensar bastante más que los hombres (esto es, de tener una inteligencia emocional más saludable), en mi opinión deben de hacer uso correcto de la misma y preparar el ambiente propicio para dar la maravillosa noticia de que usas pololos en la intimidad. No hablo de consultar a un astrólogo, sino de ser intuitiva y buscar un momento antiséptico para dar una noticia que, vistos los precedentes, va a causar un gran impacto con gran probabilidad.
Ejemplos: Una cafetería que les guste a ambos, un domingo relajado en casa, un paseo por la ciudad. Eviten las "grandes ocasiones": Cumpleaños, quedadas Lolita, aniversarios, fechas significativas.
Recalco que esto no son más que ejemplos. Otra tendencia, más que aceptable y en mi opinión perfectamente efectiva, es irlo dejando caer progresivamente. Sólo ustedes conocen a sus parejas, sabrán mucho mejor de lo que yo pueda aconsejar qué método emplear.

¿Por qué hago tanto hincapié en elegir un buen momento para contárselo? Simplemente porque como se suele decir en el mundo de las ventas, "no hay segundas oportunidades para causar una primera impresión". Cada lolita es embajadora de su propio estilo y del movimiento en general. El Lolita cultiva la finura, el savoir faire, el refinamiento y la paciencia; son cualidades totalmente aplicables a la inteligencia de cada una de las personas. ¡Deslumbren con la misma!


N. del autor: Aún a riesgo de ser bastante obvio, he decidido prescindir del humor random en esta entrada y ser algo más concreto; tirar de la ironía. Con este post intento aunar relatos, experiencias y mis propias vivencias dentro de lo que he podido recabar y convertir en post junto con las cosas que sé. Espero que comenten sus impresiones y que compartan temas que les parezcan importantes o que me haya podido dejar en el tintero. ¡Intentaré responder! Y esperen una reedición de este post, ahora que lo releo no me gusta demasiado. Pero tengo prisa x_X

Coming soon: Capítulo 1.5. Mi novia acaba de decirme que es ¿lolita? ¿Eso se come? Consejos para el perfecto caballero.

2 comentarios:

  1. Qué fuerte y qué guay me acaba de parecer tu idea y tu entrada! xD La "0" la verdad es que no la he visto, no sabía ni que existía hasta que lo comentaste xD sencillamente.. GUAU! Ésto es algo que ningún hombre "normal" había hecho nunca, y me parece una grandísima idea, original, innovadora y de ayuda!! tanto para esos hombres que de repente se encuentran con una de nosotras, y para nosotras que nos encontramos con ellos y nos acabamos comiendo la cabeza y tirando de los pelos(al menos en mi caso xD) como uno de esos libros que intentan estudiar el amor desde un punto de vista humorístico. Sencillamente me encanta!

    En fin! Que muchísimas felicidades por la idea, mucho éxito, y espero la 2ª parte!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu opinión Marie, con un poco de suerte no te tendrás que tirar de los pelos que son mu bonitos *_* Los siguientes posts imagino que no serán tan graciosetes pero se intentará hilar fino xD

    ResponderEliminar