miércoles, 12 de octubre de 2011

Lolita: Internet vs Vida real

Imagen: Loli_Secrets
 
La Lolita estándar, según en qué páginas de Internet nos movamos, puede ser una persona soñadora, encantadora, hacendosa y educada, que disfruta más leyendo un buen libro o tomando una taza de té que saliendo de fiesta con sus amigos. También podría ser un ogro, una persona egoísta, cruel y amargada, que se limita a creer que es la mejor entre todas y a criticar a quienes no considera dignas de ser Lolita. 

Pero esto es Internet, un reflejo exagerado de la realidad, demasiado extremo. Lo importante es que la Lolita nunca es estándar, es una persona con su parte positiva y negativa. No es una dulce señorita que, sentada junto a la ventana, se toma el té antes de tomar sus clases de violín (que puede que sí), ni es una persona desagradable y maleducada que nunca tendrá una palabra amable para nadie (que puede que sí). Lo más seguro es que sea una mujer con sus gustos y aficiones, aparte del Lolita, pero que ha encontrado en este estilo una forma de expresión artística, personal y estética con la que se identifica. Puede ser alta o estar rellenita, ser muy madura o tener sus momentos más infantiles, puede ser gritona o tener una suave voz, puede que disfrute leyendo o que prefiera ver una buena serie, que le guste la tecnología o que tenga un bloc lleno de diseños propios. Puede que le guste la pesca, la ciencia ficción, la arqueología o la decoración de interiores, o puede que odie los libros de romances y se vuelva loca cuando ve a su actor favorito por televisión. Puede que sea como tú, como tu mejor amiga o como tu vecina, o como cualquier persona que conozcas.

Porque una Lolita es una persona, no es un producto. Una chica no se convierte en un modelo perfecto de Lolita al empezar a vestir esta moda, pero seguramente vea en ella la forma ideal de expresarse en diferentes aspectos.



Y ahora, sin que tenga nada que ver, mis dos últimos outfits:


7 comentarios:

  1. Me gustó muchísimo esta entrada, expresaste perfectamente ciertos pensamientos que tengo por la cabeza últimamente sobre este tema :)

    Y tus dos outfits están preciosos, me encantan los colores del último ♥

    ResponderEliminar
  2. Me encanta lo que has escrito y opino exactamente como tu, yo creo que si nos basamos sólamente en la imagen que nos da internet ninguna seríamos lolitas^^

    Me encantan tus outfits!^^ y tu sonrisa :3

    ResponderEliminar
  3. me encantó tu explicación no podria haberlo dicho mejor :3 gracias por el post ^^!!

    y monisimos tus outfits! >3<

    ResponderEliminar
  4. Qué miedo pero me has leído la mente.

    Justo acabo de postear este estado en FB:
    "Nunca sabreis dónde empieza la persona y acaba el personaje."

    Creo que eso es aplicable a cualquier lolita, por desgracia al ser nuestro contacto a través de un medio tan impersonal como Internet, dónde decides qué partes de tu vida compartes...se producen choques tremendos en la vida real. La imagen que la gente de ti no concuerda con el personaje que habían acordado lol

    Me gusta tu blog, te sigo.

    ResponderEliminar
  5. Preciosas palabras, sin duda, a veces parece que se olvidan de que las lolitas somos personas y como tal cada una tiene su forma de ser y personalidad, aunque compartamos gustos comunes ^_-

    Me encanta la falda de gatitos :3

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado la entrada♥ Y tú, preciosa ;)

    ResponderEliminar
  7. Me hubiera gustado comentar también en la entrada anterior sobre LiW pero no llegué a tiempo D: El caso es que el viernes 28 de este mes, LiW (junto a Madame Chocolat, Dolly Market y Alice et June) organiza una Tea Party Lolita con David Delfin y su showroom además de una exposición de fotografía de una tal Lucía Sanchez. ¡Y me acordé de ti! Así que toma casualidad, qué curioso.
    El mensaje de la primera fotografía es precioso aunque, desgraciadamente, poco realista. Todo depende del interés que tenga, en este caso el chico, de conocer a quién hay detrás de ese vestido raro que muchos considerarán un disfraz sin ver que es un estilo de vida, que desde que comienza el día hasta que acabas eres lolita lleves o no uno de esos vestidos tan bonitos que por cierto ya había visto en tu blog antes y de los cuales me enamoré (sí, amor a primera vista). Y precisamente es una de las formas de expresión, una de las subculturas más bonitas estéticamente hablando que conozco. Sobretodo el sweet lolita, porque aunque cada lolita sea un mundo, ver a una de esas chicas tan refinadas y femeninas me enorgullece tras pasar una tarde entera rodeado de camioneros.

    God save the Lolita!
    Toni R.
    www.letmebeyourtrendsetter.blogspot.com

    ResponderEliminar