miércoles, 10 de agosto de 2011

Sigh no more




No sufráis, niñas, no sufráis.
Que el hombre es un farsante.
Un pie en la tierra, otro en el mar.
Jamás será constante. 
¿Por qué sufrir? 
¡Dejadles ir!
Y disfrutar la vida.
Vuestros suspiros convertid
en cantos de alegría.

No cantéis, niñas, no cantéis
lamentos de infortunio.
El hombre falso siempre fue
desde que el mundo es mundo.
¿Por qué sufrir?
¡Dejadles ir!
Y disfrutad la vida.
Vuestros suspiros deberéis convertir
en cantos de alegría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario