jueves, 30 de junio de 2011

Recuerdos

Hoy me puse a organizar mi habitación, donde lleva mucho tiempo dando vueltas este estuche:



Está andrajoso y feo, pero hace ocho años era un estuche escolar nuevo donde mis amigas y compañeras de clase me escribían mensajes, firmas, dibujos, nombres de grupos de música, letras de canciones, los nombres de los chicos que les gustaban, bromas internas entre nosotras... Y así fue 4º de la ESO y todo el Bachillerato, y cuando llegué a la Universidad mis amigos de la Península hicieron lo mismo, y lo llenaron con sus nombres y sus ideas...





Hoy lo he tirado a la basura, aunque me da bastante pena y por eso decidí inmortalizarlo y hacerle este pequeño homenaje. Más que al estuche, a todas las personas que algún día lo firmaron: Algunas siguen a mi lado, otras han desaparecido de mi vida, y otras sé que siempre van a seguir ahí. Y lo más importante, ahora puedo contar con más gente que no ha tenido la oportunidad de dejar su sello en mi estuche, pero que estarán en primera fila si alguna vez los necesito.  





El estuche ahora está en el cubo de la basura, con gran parte de su contenido (salvé tres bolígrafos, dos crayones y un marco alemán del año de la rasca), porque a veces hay que mirar hacia delante y dejar a un lado el pasado, aunque forme parte de lo que somos en el presente.

2 comentarios:

  1. Muy buena publicacion. Yo nunca fui el tipo de persona de guardar recuerdos pero encontre este escrito interesant, especialemente al final cuando decidistes tirarlo a la basura...se da a demostrar que apesar de todos los años este estuche significaba algo para ti, pero fuestes valiente al tirarlo y dejar atras aquello que fue el pasado. Muy interesante la lectura. <3

    ResponderEliminar
  2. woow yo no hubiera podido tirarlo, creo que tengo ciertas tendencias acumuladoras @_@ guardo todo lo que me traiga algun recuerdo feliz ó hasta triste :P

    ResponderEliminar