jueves, 4 de octubre de 2018

Review: "Trudy Swing" de Collectif

¡Hola!

El otro día estaba echándole un ojo a las últimas novedades de algunas de mis marcas de estilo retro favoritas y me encontré en la sección de rebajas de Collectif. Y, sin esperarlo, vi un vestido que me recordaba al Clara OP de Innocent World, ¡con un 75% de descuento! Hice los cálculos y me atreví a comprarlo, ¡y ya está en casa!

Tardó quince días desde que lo compré hasta que me lo trajo la cartera a casa:



Primera impresión: ¡Cuánto pesa! La tela del vestido es muy gruesa y tiene mucho volumen, hasta el punto de que no necesito ponerle petticoat debajo si lo quiero llevar con un toque más Classic. Sólo con la forma de mis  caderas y el volumen que tiene ya coge una forma preciosa.

¡Atención! El color es como se ve en la foto de catálogo, en mi casa, con la luz y la cámara del móvil, no se aprecia el tono de azul real del vestido:

 Pobrecito, qué arrugado llegó... Pero en mi ansia me lo probé y le saqué fotos antes de plancharlo. Me sorprendió mucho el cuello y los puños de encaje, es de buenísima calidad y de un grosor que combina perfectamente con el estilo tan invernal del vestido. Insisto, ¡tiene mucha tela y muy gordita!


Pensé que tendría que ajustarle un poco el pecho (pero queda perfecto) y aunque me sobra un poco de cintura, el cinturón lo soluciona e incluso queda más fruncida la falda. También tenía intención de subir un poco el vuelto para darle la altura que me gusta en el Lolita, justo sobre la rodilla, pero por votación popular se va a quedar con el largo original.

Tengo muchas ganas de estrenarlo combinándolo con marrón, con mis medias beige con un mapa estampado y zapatos y bolso marrón, ¡y un camafeo en el cuello! ¿Con qué otros tonos lo combinarías?

 

jueves, 17 de mayo de 2018

Redecorando un poco

¡Hola! 

Al volver de Londres me tocaba buscar un sitio en el que mis compras se lucieran. Se me ocurrió ocupar un espacio de la rejilla que tengo en la pared (una de las cosas más versátiles que hay en mi casa para darle un cambio de aire al salón) y redecorar la parte alta de la vitrina donde tengo las muñecas y las figuras, y que suele ser más una zona de desahogo que un rincón al que de verdad le haga caso. 

Así que el cuadro de Hogwarts que me traje de Londres lo colgué de la rejilla y le puse alrededor los cartones de las grageas Bertie Botts de todos los sabores y de la cerveza de mantequilla (plot twist: no he probado ninguna de las dos cosas, pero trabajo en una tienda en la que las vendemos y me quedé con los cartones vacíos porque soy una acumuladora de trastos), enfundé algunas cartas del side deck de Harry Potter TCG y las pegué como si estuvieran volando, cogí mi Mystery Mini de Scabbers y mi llavero (sin arandela) del escarbato y...


Y respecto a la parte alta de la vitrina...



Mi edición favorita en inglés de El Hobbit (que también vino de Forbidden Planet, como Smaug, pero dos años antes), uno de mis libros de Crónicas, mi figura de Bofur y una botella con forma de calavera que no pinta mucho pero que es demasiado guay como para tenerla guardada.

¡Tampoco tardé mucho en estrenar la camiseta y los cordones para las Dr Martens!

martes, 15 de mayo de 2018

¡Compras en Londres!

¡Hola!

Hoy me gustaría enseñarte qué me compré en Londres durante mi último viaje. Como fue organizado con apenas quince días de antelación no pude ahorrar mucho, y menos mal, ¡porque solo viajaba con equipaje de mano y con el poco espacio que tenía mis compras pudieron venir a Tenerife de milagro!

Réplica enmarcada de una de las prohibiciones de Dolores Umbridge en Hogwarts. Lo compré en Primark.


Camiseta de El Imperio Contraataca de UNIQLO. Me costó muchísimo decidirme cuál me compraba, tenían una colección de camisetas gráficas espectacular.

Cordones nuevos para mis botas ♥

Mi compra estrella, una figura Funko POP que llevo intentando conseguir desde hace dos años, y si la memoria no me falla, la primera con la que me encapriché.
Compré algunas cosas más pero eran encargos o regalos, así que no procede enseñarlos aquí. Ahora me toca buscarle un hueco en casa a Smaug y al cartel, ¿quieres que enseñe cómo quedan?

viernes, 11 de mayo de 2018

¡Viaje a Londres! Día 2

¡Hola!

Si ya viste el post anterior, sabes que el fin de semana pasado estuve en Londres, y que conté por aquí la ruta que hicimos el primer día del viaje. Pues hoy te quiero enseñar qué planes tuvimos el segundo día, que era lunes y festivo en la ciudad. Empezamos el día en Little Venice, donde se estaba celebrando el Canalway Cavalcade. Es un evento súpercolorido en el que los barcos del Reegent's Canal se decoran, muchos de ellos están abiertos para que puedas ver cómo son por dentro, y están rodeados de puestitos de artesanía, de comida, de juegos, espectáculos, actividades para niños, etc.




Little Venice está justo al lado de la estación Paddington
Hacía muchísimo calor y según se acercaba el mediodía había menos sombra donde refugiarse, así que después de pasear por toda la zona del festival huimos hacia Oxford Street para curiosear en las tiendas con nuestro deseado aire acondicionado. Y por el camino, en la estación Paddington, me encontré con unas vallas publicitarias protagonizadas por Los Cinco:

 



¡Locura en la tienda Disney!






Estuvimos en tiendas que no existen en Tenerife, como Lush o Uniqlo, pero también entramos a Primark para ver qué tenían de licencia de Harry Potter y de Disney, ¡Ya enseñaré qué compré por allí! Y justo después... ¡Forbidden Planet!






A estas alturas del fin de semana ya estábamos agotadas, así que terminamos el día recogiendo el equipaje para irnos a pasar la noche al aeropuerto, ¡teníamos que embarcar rumbo a Tenerife a las cinco y media de la mañana!




miércoles, 9 de mayo de 2018

¡Viaje a Londres! Día 1

¡Hola!

Este fin de semana estuve en Londres en un viaje exprés que me regalaron ♥ Ya había estado en la ciudad hace casi dos años, y había aprovechado para ver los sitios que más me interesaban, así que este fin de semana repetí alguno de mis favoritos y descubrí otros que no conocía y que en un principio no habría podido descubrir si no fuera porque mi hermana es una guía estupenda y nos había preparado una ruta diferente.

Llegamos el sábado por la tarde y no nos dio tiempo a hacer casi nada de turismo, salvo ir a ver la Torre de Londres y el Tower Bridge de noche: 





El domingo nos acercamos a una granja urbana que nos pillaba muy cerca del lugar en el que nos estábamos alojando:





 Y desde allí fuimos a Brick Lane.  En mi viaje anterior había estado en Candem, que es impresionante, pero Brick Lane y su mercadillo del domingo por la mañana me enamoró más. Aunque sea más pequeño, tiene el encanto de que es más auténtico y menos comercial, apenas hay tiendas de souvenirs y te encuentras personas con todo tipo de estilos y estéticas, tiendas de barrio que venden bagels 24 horas al día, hombres orquesta ofreciendo su show en la calle, un mercadillo vintage subterráneo espectacular y un montón de tiendas y puestitos de ropa de segunda mano. Además, almorzamos un menú vietnamita en una zona dedicada a diferentes comidas del mundo.







Esa tarde tocó volver al Victoria & Albert para ver una parte de la exposición que nos habíamos perdido en la primera visita que hicimos ♥ 


Había un Rosetti esperándome







Y desde allí dimos un paseo hasta el Royal Albert Hall, el Albert Memorial y el Diana's Memorial, donde nos remojamos los pies en el agua helada. ¡Ah! es que me había olvidado de contar que la temperatura esos días rondaba los 25ºC y que no había nada de viento, así que estuvimos pasando calor todo el fin de semana ¡y hasta volví con la marca de la camiseta en los brazos! Por eso agradecimos tanto ir hasta el monumento dedicado a Diana de Gales, donde había muchísimas familias de picnic y jugando con el agua, para refrescarnos.





El día terminó con una visita a la Catedral de San Pablo, que ya estaba cerrada, pero en el viaje anterior a Londres habíamos entrado y subido hasta la cúpula. Fue una experiencia diferente verla al atardecer, cuando casi no había nadie alrededor.




Así aprovechamos un domingo en Londres. Al día siguiente era festivo allí, y también hicimos un montón de cosas que te contaré en el próximo post. ¡Gracias por leerme!